Órgano de la Universidad de Chile cuestiona calidad de reconstrucción y llama a Bachelet a realizar nuevo catastro

Cuestionamientos a la calidad y un llamado al próximo gobierno a realizar un nuevo catastro realizaron organizaciones ligadas a la reconstrucción, cuando se cumplen cuatro años del terremoto y posterior maremoto del 27 de febrero de 2010, y a pocos días que el gobierno que llevó a cabo el proceso deje La Moneda.

El Observatorio de la Reconstrucción de la Universidad de Chile es una iniciativa de las facultades de Arquitectura y Urbanismo, Economía y Negocios, Derecho y el Instituto de Asuntos Públicos que surgió para “democratizar las discusiones en torno al proceso de reconstrucción”.

La coordinadora Xenia Fuster afirmó que “para mí lo polémico entre comillas no es la cifra, el problema es qué ciudad estás construyendo”, al comentar el 94% al mes de enero que entregó el ministro de Vivienda, Rodrigo Pérez, al cifrar la reconstruido (195 mil viviendas terminadas de un total de 222 mil).

“Fue una reconstrucción no adecuadamente planificada, de hecho se reconstruye con los mismos instrumentos que existían en la política habitacional pública tradicional”, cuestionó, añadiendo que “mucha gente tuvo que irse a vivir a la periferia. Entonces, qué tipo de política urbana estamos pensando”.

“Yo estoy segura que es un tema cualitativo. El tema de la cuantificación se resolvió en los años ’90. El tema de la cuantificación no es un tema; yo puedo construir viviendas con todas las inmobiliarias que hay y en todo Chile”, indicó, puntualizando que “por eso, yo no puedo discutir las cifras, aparte que son cifras oficiales. Sí, se terminó la reconstrucción, pero en qué condiciones”.

“El gran error que comete éste o si fuera otro gobierno es que se cree que la reconstrucción se acaba haciendo casas. Yo creo que ése es un gran problema de política pública”, agregó.

Por su lado, la vocera del Movimiento por una Reconstrucción Justa, Tusy Urra, indicó que “esperamos que el próximo gobierno asuma el compromiso de hacer un catastro territorial ligado a las comunidades de manera participativa para así ver lo que falta por reconstruir”.

También coincidió en que existe un problema de fondo en materia de políticas públicas de vivienda, precisando que hay casos, sobre todo en zonas rurales, donde faltó información referida a requisitos y subsidios. “Personas que no tenían los papeles de su posesión efectiva, ese tipo de cosas; entonces faltó información para esa gente, y la política habitacional no lo consideró, no hubo un proceso especial para esa gente de las zonas rurales”, añadió.

Indicó que “lamentamos profundamente que no hayan existido puentes de participación para las comunidades, tanto urbanas como rurales, y toda la parafernalia de las cifras va en contra de una verdadera reconstrucción”.

Tusy Urra indicó que la ONG ha recibido denuncias que cuestionan la calidad proveniente de vecinos de las villas Portales, Canadá y Olímpica, en Santiago, y también en zonas rurales como Villa Alegre, Chanco, Cauquenes y Constitución (Maule).

Xenia Fuster pone el ejemplo de Talca. “Muchos de los daños en las zonas urbanas se generó en las zonas más antiguas que corresponden a los centros de las ciudades, y también para comprar ese suelo el subsidio no alcanza. Y qué tienes que hacer con las personas: desplazarlas a suelos más baratos, que es en la periferia de la ciudad. Talca es el ejemplo más claro de aquello”.

Comentarios