A través de una declaración pública, las Juventudes del Partido Comunista repudió a los grupos de encapuchados que protagonizaron hechos de violencia durante la celebración del Día del Trabajador, con quienes se enfrentaron a golpes y palazos.

“No vamos a permitir que un grupo reducido y marginal, que de manera incongruente se hace llamar de izquierda, intente empañar -a través de la violencia- la organización social y la manifestación de los trabajadores que hoy, con gran y creciente fuerza, se abren espacio y se transforman en un actor político fundamental para cambiar Chile, señalaron en el texto.

“Condenamos los hechos de violencia ocurridos al finalizar la marcha, en los cuales un grupo de encapuchados atacó cobardemente, y de manera evidentemente planificada, a los asistentes a la misma, con palos, piedras y bombas molotov”, detallan.

Asimismo, la organización destacó “la rápida respuesta por parte de la organización de la marcha junto a militantes de diversos partidos, principalmente del Partido Comunista y de las Juventudes Comunistas, quienes actuaron como debe hacerse: con organización y sin caer en provocaciones”.

“Aproximadamente 15 compañeros resultaron heridos. Les mandamos un caluroso saludo a ellos y a tod@s los que se pusieron del lado de la defensa de la movilización y de la clase trabajadora”, concluyen.

Por su parte, el Partido Comunista hizo lo propio con un comunicado, planteando que “es evidente que estos grupos, de oscuro origen, le hacen el juego a la derecha que se opone a la reforma tributaria y a todas las reformas democratizadoras y de contenido social. A las acciones del terror financiero de la derecha se une la violencia irresponsable de provocadores profesionales”.