“No te quedes sin la tuya. Si quieres ser parte del mundial de fútbol Brasil 2014 es la oportunidad que esperabas”. Así decía una publicidad que invitaba a comerciantes a reservar camisetas de la selección chilena, pero que en realidad eran imitaciones que fueron detectadas y retenidas por el Servicio Nacional de Aduanas en el Aeropuerto Internacional de Santiago.

El cargamento fue seleccionado mediante un análisis de riesgo aduanero, alertado por una información entregada por los representantes de la marca, quienes tenían antecedentes sobre una próxima venta de camisetas que era ofertada en medios de comunicación.

Con ese dato, los funcionarios de la Unidad de Análisis de Riesgo de la Aduana Regional Metropolitana perfilaron diversas variables hasta dar con una operación sospechosa que salió desde el puerto de Guangzhou, China, para seguir por Hong Kong a Santiago.

Una vez en Chile, los aduaneros revisaron 28 bultos que venían clasificados como camisetas y estuches para lentes de contacto, pero al abrirlos detectaron un total de 5.430 unidades de camisetas similares a las casaquillas Puma de la selección chilena de fútbol que usan los deportistas Alexis Sánchez y Arturo Vidal.

Debido a lo anterior, lAduanas presentó una denuncia por contrabando y la Asociación Nacional de Fútbol (ANFP) una querella por infracción marcaria debido a que las camisetas tienen además escrito la marca “La Roja”.

Las camisetas fueron declaradas a un costo unitario de US$1,5 dólares y eran ofertadas a $5.900 por docena y $9.900 la unidad. Su comercialización incluso se hacía en medios de prensa, donde indicaban que eran “traídas directamente de fábrica” y recomendaba reservarlas.

Ana Karina Ochoa, jefa del Departamento de Inteligencia Aduanera, explicó que Aduanas reforzó sus medidas de control y análisis de riesgo para la detección de operaciones infractoras de propiedad intelectual con motivo del próximo Mundial de Fútbol.

Ana Karina Ochoa agregó que los infractores de propiedad intelectual no sólo dañan las economías de los países y buscan eludir impuestos, sino que además con sus acciones ponen en riesgo a los consumidores. Al respecto, agregó que además de ropa, juguetes y artículos deportivos, el Servicio Nacional de Aduanas ha detectado repuestos falsos para vehículos e incluso artículos de aseo personal (máquinas de afeitar, dentífricos, insumos dentales), lo que pone en grave riesgo la salud pública y seguridad de la ciudadanía.

Luis Varas, abogado de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), estimó en más de $70 millones el daño comercial que pudo haber generado esta importación, mientras que Antonio Hernández, Gerente de Operaciones del Estudio Jurídico Marinovic y Cía., que representa a Puma y a la ANFP, relató que los infractores de propiedad intelectual buscan emular marcas, diseños y logos para engañar a la comunidad, “por lo tanto, la recomendación es a comprar en lugares establecidos y fijarse en las etiquetas y sellos”.