Bulnes La Moneda Diálogo

El agente chileno para la demanda marítima de Bolivia en La Haya, Felipe Bulnes, criticó hoy a los políticos por los intentos de ‘pautear’ la estrategia de su país frente al tema ya que rompen, dijo, con el precedente de unidad y prudencia en el manejo de la política exterior.

“Me parece completamente inapropiado que actores políticos relevantes de este país, rompiendo un precedente que ha sido la unidad y la responsabilidad con que se enfrenta un caso de esta naturaleza, busquen pautear la forma en que Chile debe defenderse ante la Corte Internacional de Justicia”, comentó Bulnes.

Felipe Bulnes se refiere a la petición perentoria de varios líderes políticos, de impugnar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en la demanda marítima que presentó Bolivia contra Chile.

La demanda que el propio presidente Evo Morales presentó en persona en esa corte, busca que la CIJ obligue a Chile a negociar una salida soberana al océano Pacífico.

Bulnes afirmó en declaraciones al diario La Tercera, que le parece incomprensible “que (los políticos) pretendan fijar una posición respecto de lo que se debe hacer, pero aún más incomprensible me resulta que no reparen en que ello promueve una discusión pública sobre la estrategia judicial que debe adoptar Chile, cuando eso es contrario a las normas más básica de prudencia”.

“Estamos perdiendo un capital que Chile siempre ha tenido, que es actuar con seriedad, con responsabilidad y asumiendo estos temas de verdad como una política de Estado”, añadió Bulnes quién también fue agente en La Haya durante los últimos meses del mandato del entonces presidente Sebastián Piñera (2010-2014) ante la demanda interpuesta en esa corte por Perú.

La presidenta Michelle Bachelet ha sostenido en los últimos días una serie de reuniones con los principales actores políticos, entre ellos excancilleres y expresidentes, para decidir si se objeta la competencia de La Haya y algunos han pedido después que se pida prontamente la incompetencia de la corte.

Bulnes aseguró que en muchos comentarios hay irresponsabilidad y, en algunos casos, populismo y demagogia y advirtió que no corresponde que los actores políticos ‘pauteen’ la estrategia de la defensa de Chile y ésta se tenga que discutir en público por la prensa.

“Eso es francamente insólito. Cada día se suman nuevos actores políticos indicando cuándo Chile debiera o no debiera objetar la competencia de la corte, como si se tratara de un tema de gustos o preferencias y no de una materia en donde hay múltiples razones técnicas y jurídicas que ponderar”, subrayó.

Afirmó que si no se confía en las autoridades y en el equipo expresamente designado para la defensa en La Haya, se va a terminar definiendo la estrategia chilena “según los gustos, frases categóricas o votaciones mayoritarias de nuestros políticos”.

“Yo no tengo dónde perderme en cuál es el mejor camino. De otra manera, no habría asumido como agente y entiendo que, precisamente, se nombran para eso”, enfatizó.

En esta misma línea, Bulnes aseguró que el 99 % de las personas que han opinado y que han pedido impugnar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, lo han hecho sin haber tenido acceso a la memoria boliviana.

“Me consta porque la memoria es un documento reservado y, por ende, sé exactamente quiénes tienen acceso a ella”, concluyó.

En caso de que Chile decida objetar la competencia de la CIJ, la acción se debe realizar dentro de los 90 días posteriores a la fecha en que Bolivia presentó la demanda, es decir, hasta el 15 de julio próximo.

De lo contrario, el Gobierno chileno debe presentar una contramemoria a la demanda marítima de Bolivia, cuyo plazo definitivo es el 18 de febrero de 2015.

Bolivia perdió su acceso al Pacífico en una guerra que, junto a Perú, mantuvo con Chile entre 1879 y 1883 y, desde entonces, el asunto ha obstaculizado las relaciones entre ambos países, que actualmente no tienen vínculos a nivel de embajadores.