Eyzaguirre y Peñailillo A1

Aunque los llamados “asesores estudiantiles” siguen en su puesto, el ambiente ayer en el Congreso y el Mineduc se olía de otra forma. Un día después de la “intervención” del ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, en el séptimo piso del Mineduc, la designación de Harold Correa como nuevo jefe de gabinete y la duplicidad de funciones como asesor del PC Juan Andrés Lagos, remecieron el ambiente en el ministerio.  Ayer en la noche, Peñailillo negó en el programa El Informante de TVN haber impuesto al nuevo jefe de gabinete del Mineduc. “No, por favor, entre su jefe de gabinete y el ministro hay una relación política de muchos años”, dijo. Sin embargo, es un hecho que se alteró el diseño original en Educación,

La señal implica el ingreso de los partidos de la Nueva Mayoría al reducto de Eyzaguirre, en medio del recelo del oficialismo a la influencia que tienen los ex dirigentes estudiantiles como Miguel Crispi y Rodrigo Roco -quien criticó directamente los dichos de Walker sobre la reforma- e integrantes de la Fundación Educación 2020 en el Mineduc.

De hecho, la estrategia de Peñailillo fue mirada con buenos ojos ayer en el Congreso, donde se comentó que el ingreso de los “nuevos rostros” del Mineduc podían comenzar a ordenar la casa y enrielar de mejor manera la reforma estrella de la nueva administración Bachelet.

En las semanas anteriores, fueron varios los comentarios en la misma Nueva Mayoría sobre este tema. Incluso se señala que la citación al Eyzaguirre a declarar en la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados por las eventuales pérdidas que habría experimentado Codelco en 2005, mientras era ministro de Hacienda, fue aprobada por parlamentarios oficialistas justo por ese ítem.

Por eso, la designación no causó tanta sorpresa. Aunque los nombramientos no alcanzaron a remover del mapa de poder al interior del gabinete a Roco y Crispi, sí alertaron a la cartera de Eyzaguirre por el enojo de las críticas vertidas a la DC.

De esta forma, la intervención de Peñailillo se dividió en dos: primero, con el rayado de cancha a Walker y la Democracia Cristiana tras las reuniones en La Moneda y el Ex Congreso de este lunes; y segundo, con la designación de su “mano derecha” y Lagos cumpliendo doble labor en Interior y Educación.

Con eso, señalaron ayer algunos parlamentarios en Valparaíso, se anticipan a los daños futuros que puedan causar las intervenciones del Mineduc y contentan a dos sectores que se veían disminuidos en esa cartera.

De hecho, el ingreso del secretario general del PC cubre dos flancos que se abrieron en las últimas semanas en el Mineduc: las críticas de Guillermo Tellier y la reactivación de acuerdos entre el Colegio de Profesores y el movimiento estudiantil.

Preparar el camino

En una jornada marcada por la bolsa de gatos al interior de la DC, la derecha tomó el báculo y aprovechó de volver a criticar las gestiones del Gobierno en el Mineduc.

Los diputados UDI María José Hoffmann y Juan Antonio Coloma, cuestionaron en el Congreso la designación de Correa por su pasado en ese mismo puesto con el ex ministro Sergio Bitar, cuando se creo el CAE, y su renuncia después del caso ChileDeportes.

“La reforma educacional no necesita de operadores políticos sino que necesita de diálogo y personas que sepan de educación para sacar adelante esta tarea, y creo que el Gobierno se equivoca en designar una persona que ha sido cuestionado”, dijo Hoffmann, quien además anunció el envío de una serie de oficios para explicar la nominación de Harold Correa.

Pero más importante, la lectura en la derecha es que el mismo Gobierno le está preparando el camino a ese sector para reencantar a la clase media, sacándole lustre a la preocupación general que hay en ese sector con los anuncios de los primeros proyectos de la reforma educacional.

“Parece que no perdimos la batalla cultural, o al menos la estamos recuperando, gracias a ellos”, señaló un parlamentario sobre los ripios que ha generado el anuncio de la reforma.