atentado terrorista escuela militar 1

Igor Carrasco Neira, quien trabajó durante 15 años en la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), se refirió a propósito del debate que surgió tras el bombazo en Escuela Militar, a las falencias que a su juicio tiene el organismo. El ex funcionario acusó la incapacidad de generar información propia, el no tener agentes propios y depender de otras instituciones para funcionar, como las principales fallas de la ANI.

Carrasco aseguró que su trabajo en la Agencia se basaba entre otras cosas en revisar y buscar respuestas en fuentes abiertas, refiriéndose a la prensa. “Ese es el problema. Si tienes analistas que solo ven fuentes abiertas, que es lo que está en la prensa, eso tiene un nombre: un buen think tank pagado por el Estado, pero no una agencia de inteligencia, porque una agencia de inteligencia tiene capacidad de generar información propia”, sostuvo en entrevista con El Mercurio.

Por otra parte asegura que la ley que rige al organismo coarta el accionar de la Agencia. “Aquí hay una legislación que coarta a un aparato civil que sirve de base en la toma de decisiones importantes desde el punto de vista financiero, de la inversión y la productividad(…)”

Sobre la capacidad del organismo para anticiparse a los conflictos el ex agente aseguró que “la ANI no funcionó porque bajo la dirección de Gonzalo Yuseff concentró su acción en el mundo mediático, en el “caso Paquistaní” y en el caso Bombas (…)”

Carrasco afirmó estar de acuerdo con la infiltración y la figura de agentes encubiertos.

Sobre las últimas detenciones en el caso de la bomba del Metro, el ex analista sostuvo que “lo veo con alivio pues se estaba configurando un cuadro terrorista, no subversivo…La diferencia entre ambos conceptos es radical: mientras unos-los subversivos-atacan blancos que consideran el enemigo, los otros atacan de forma indiscriminada”.