Desalojo Twitter okj
Imagen Twitter @ztarkan

El día de ayer, cerca de las 8 de la mañana, más de veinte familias del campamento Michelle Bachelet fueron desalojadas por personal de Carabineros.

Según informa hoy La Estrella de Chiloé, el terreno de la población de Alonso de Ercilla en el, en el sector de Alto Castro pertenece al Serviu y había sido ocupado desde el 24 de agosto pasado por familias de pobladores del Comité de Vivienda “Oportunidad Huilliche”.

El desalojo fue autorizado por el gobernador de Chiloé, Pedro Bahamondes, por una solicitud proveniente del ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Una de las afectadas, Jocelyn Vargas, sostuvo que “Carabineros ingresó botando el cerco de la entrada principal y el portón que hay por la parte posterior de la toma, luego golpeó las puertas de las casas dando la orden de que salgamos. A esa hora había niños en pijama, recién despertándose y eso no les importó. Ahora estamos todos en la calle”.

La dirigente aseguró que el gobernador había prometido avisarles con días de anticipación de un posible desalojo lo que finalmente no ocurrió.

Los pobladores reafrimaron que están dispuestos a trabajar con el Serviu para obtener un subsidio de arrendamiento planteado por las autoridades. “Ahora estamos esperando que nos den una solución mientras nos sale el subsidio, que sería en enero, serían cuatro meses que debemos ver dónde viviremos”, sostuvo Vargas.

El gobernador por su parte acusó un abandono del diálogo por parte de las familias con la autoridad y aseguró que había un acuerdo de “aviso previo”, que finalmente no se concretó porque no recibió respuesta de los pobladores.

Por su parte el Seremi de Vivienda, Eduardo Carmona, enfatizó en que las tomas de terrenos son medidas de presión contrarias al espíritu del Gobierno, que privilegia el diálogo y el trabajo colaborativo.

Sobre el procedimiento de los uniformados, el prefecto de Chiloé, coronel Francisco González aseguró que no hubo uso de la fuerza y que se desarrolló de forma pacífica.