enade arenas santa cruz

A las 9:00 de la mañana Guillermo Tagle, el presidente del Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare) inauguraba el Enade 2014 en una sala a medio llenar. Muchas sillas esperaban a los asistentes que, a pesar de estar citados a las 8:30, aún no llegaban. Los puntuales alcanzaron a escuchar la crítica que hizo a la reforma laboral antes de presentar al Ministro de Hacienda, Alberto Arenas. Tagle recalcó que el eventual proyecto genera incertidumbre y que pone “el foco principal a los derechos de los trabajadores y no mucho respecto a crear mas y mejores empleos, mayores oportunidades para los jóvenes que se inician en el mundo laboral , las mujeres y los desempleados”. Aprovechó también de recordar que gracias a la reforma tributaria y el aumento de impuestos, habrán proyectos marginales que dejarán de ser rentables y no se realizarán, “pero esto se puede moderar y resolver”. Con esa introducción dejó la palabra a Arenas.

La presencia del ministro pareció rellenar algunos asientos más mientras se refería a “la necesidad de construir una alianza estratégica pública y privada”. Aunque en abril de este mes el gobierno lanzaba un video que decía, “quienes atacan la reforma tributaria son los poderosos de siempre”; Arenas no acusaba recibo de las palabras de Tagle. En su discurso señalaba que “los empresarios son el corazón de la economía, son el motor de crecimiento. El 85% de la inversión la desarrolla y financia el sector privado”. Agregaba que la mayor parte de la innovación y las mejoras de productividad “surgen de la creatividad y la búsqueda y una legítima ganancia por parte de las empresas”. También hizo un llamado, “para que la legitimidad de esas ganancias no sea puesta en tela de juicio”, a que los empresarios impulsen prácticas “transparentes y con respeto a las normativas vigente en un ambiente donde prime la ética y funcione la autorregulación”. El ministro además recordaba el proyecto de Alto Maipo y se comprometía a “destrabar los proyectos estancados”, una frase que sería repetida por la presidenta del Senado y la de la República, cuya intervención acaparó la mayor cantidad de teléfonos suspendidos en altura sacando fotos.

Aunque en distintos horarios, el encuentro estuvo también marcado por alguno de sus asistentes. tres figuras políticas que han sido vinculadas al Caso Penta llegaron al lugar: Laurence Golborne, Pablo Zalaquett, Andrés Velasco.

También llegó Alfredo Moreno, ex canciller del gobierno de Sebastián Piñera y director de tres empresas de Penta, una de ellas en reemplazo de Hugo Bravo. Al encuentro también asistió como expositor el presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñóz Gajardo y un invitado por parte de los trabajadoras, Samuel Toloza vicepresidente del sindicato de Goodyear, que reúne al 85% de la empresa y cuya última huelga fue a mediados de la década de los ’80.

enade bachelet

En la sesión de clausura, la senadora Isabel Allende y la Presidenta Michelle Bachelet hablaron de la “paralización de proyectos” y la presidenta del Senado recalcó que existen algunos que con más de mil permisos siguen sin avanzar. Destacaron, eso sí, los márgenes medioambientales que deben ser respetados. Bachelet aprovechó también de defender los proyectos de su gobierno: “La desaceleración que vivimos no es primariamente un problema de incertidumbre producto de las reformas que hemos promovido. De hecho podemos ver que los inversionistas no desconfían ni de nuestra economía ni de la seriedad de nuestra institucionalidad. Y esto lo hemos escuchado en cada uno de nuestros encuentros con ellos en nuestras giras y también acá en el país. Y también podemos comprobar sus inversiones”.

Las palabras de la presidenta también buscaban responder a las airadas declaraciones vociferadas por el presidente de la CPC, Andrés Santa Cruz en la mañana. En su intervención dijo: “No podemos desconocer que uno preponderante es la incertidumbre generada por la amplia agenda de reformas, lo que ha tenido efectos anticipados en la inversión”. Señaló no estar contra los cambios, “pero cambios que perfeccionan, no que sólo le dan el gusto a los que gritan”. También dijo rechazar la “caricatura” que se hace de los empresarios, cuyo “ADN es contribuir al desarrollo del país”. Conocido por sus discursos carismáticos, el dirigente gremial se mostró contrario a que los empresarios sean excluidos del debate de importantes cambios sociales como la reforma de isapres y la de educación. Los aplausos, que se dieron en varias oportunidades, sonaron más fuertes y enérgicos cuando, por alguna razón, Santa Cruz se refirió al tema de la Araucanía y exigió “la vigencia del estado de derecho y el imperio de la ley”.