Azócar metro A1

El presidente del directorio de Metro, Rodrigo Azócar, se pronunció respecto al plan de mejoramiento que impulsarán debido a las fallas que se produjeron en la empresa de transportes durante este año y señaló que “los cambios van a ser perceptibles en marzo”. El ejecutivo asumió su cargo el “14-N”, como le llama al día en que se tuvo que suspender el servicio en tres líneas distintas y en hora punta, según indica La Tercera.

“El Metro tenía una mentalidad muy orientada al tema de mantener la operación y eso hizo que se perdiera cierta capacidad de autocrítica y gestión del conocimiento (…). No se transfirió ese conocimiento. Adicionalmente, creo que también influyó la externalización, cuyo modelo es un tema que está en revisión y estamos evaluando”, señaló.

En relación a las críticas que ha recibido el servicio en el último tiempo, precisó que “un analista de transporte me comentaba que la observación que hacía es que el tratamiento mediático de un par de fallas, realmente masivas, generó una sensación de incertidumbre. Decía que la gente no espera que el metro falle, pero sí que se congestione” y agregó que “una de las cosas buenas de Metro es que el usuario sabe cuándo va a pasar un tren por una estación y eso es algo que la gente valora mucho. Pero en las últimas fallas, el tratamiento mediático generó una sensación que en otro contexto no habría sucedido”.

En esa misma línea, consignó que después del “14-N” hubo una “sensación de inseguridad”, pues “quedó demostrado que el sistema de transporte de superficie no es capaz de absorber a los pasajeros cuando sucede un incidente de forma masiva”.

Para solucionar esto, el ejecutivo pretende cambiar el enfoque de la gestión de Metro y modificar la forma en que se miden las fallas. “Antes mirábamos la tasa de fallas, pero ésta no discriminaba el concepto de masividad o de impacto. Por eso, una falla que sucedía a las 20.00 un domingo, y afectaba a muy poca gente, tenía en la estadística el mismo peso que una falla que sucedía a las 7.00 de la mañana”, afirmó.

“Creo que los cambios van a ser perceptibles en marzo. Yo esperaría que en marzo la gente diga ‘mira el sistema está congestionado, porque va a seguir congestionado, el sistema tiene fallas, pero las fallas son más aisladas’, añadió.

Por otro lado, sobre el posible aumento de la tarifa debido a estas modificaciones, sostuvo que “esta alza eventual es un tema que no hemos abierto a la discusión con el Ministerio de Hacienda, así que no quiero anticipar nada. Pero no hay nada que esté descartado: puede subir la tarifa técnica (que es la que recibe Metro del cobro del pasaje) y no la global (que es lo que paga el usuario) o pueden subir las dos. O postergo eso y hago un aporte de capital. Hay muchas combinaciones que van a aparecer y hay fórmulas de financiamiento asociadas a deudas y aporte de capital”.