Slash 1

En el último tiempo han ocurrido muchas cosas violentas en el mundo. Una de ellas fueron las protestas en Ferguson debido a la muerte de un joven por disparos de la policía, ¿qué piensas sobre el racismo que aún existe en Estados Unidos?
Tengo un montón de opiniones encontradas sobre ese tema, pero no soy un gran defensor de la política o de algunas causas globales que están alejadas del rock & roll. Intento no meterme mucho en eso.

Te lo pregunto por el nombre de tu último disco, World on Fire (Mundo en llamas), ¿está relacionado a esa violencia o es más una interpretación personal?
El título de ese disco está inspirado, y te lo digo honestamente, por el nombre de una de las canciones, la que no tiene nada que ver con los eventos actuales. Como título del disco salió de una rápida apreciación de todo lo que está ocurriendo, en general. Eso desde un punto de vista personal, uno local y hasta uno global. Básicamente, y considerando lo que dijiste que ocurría en Estados Unidos, es una realidad. El mundo en llamas es en definitiva una realidad.

Este disco, así como los anteriores, los lanzaste a través de tu propio sello, ¿es una forma de crítica y de desmarcarte de los grandes sellos?
Si, ya he lanzado todos mis discos de esa forma, desde el 2010 en adelante. No estoy muy interesado en trabajar nuevamente con las disqueras tradicionales a estas alturas de mi carrera.
Muchas de estas disqueras están más preocupadas de artistas como Justin Bieber o Miley Cyrus, siendo estos de los más importantes entre las nuevas generaciones, ¿qué piensas de ellos?
Creo que la gente tiende a criticar mucho eso, pero siempre tuvimos artistas jóvenes como esos. Desde que era un niño, cada un par de años aparecen artistas así. Así es el asunto, no soy mucho de juzgarlos.

¿Hay algún parecido entre el tipo de pop que hacen ellos y el que escuchaste en los ’80?
No creo. No es tan diferente para mí, de hecho. Tuvimos bandas como… oh, no puedo ni recordarlas ahora, jajaja. Pero bueno, siempre hubo bandas orientadas hacia los jóvenes, todas con un sonido pop. Chicas guapas, niños, las boy bands… siempre hubo cosas así. Durante toda la historia han existido, solo que no pienso mucho en ellas. No tengo una opinión muy formada sobre ellos, ni los escucho.

Y ahora en la otra vereda, ¿cómo ves el rock actual?
Para mí está en su punto más bajo desde que comencé a tocar de forma profesional. Es de lo menos, menos emocionante lo que está ocurriendo hoy en el rock & roll masivo. Creo que eso es un resultado de la industria musical, la que está muy perdida intentando dar un golpe.

Ahora me quiero ir a algo más personal: tu sombrero. Ya es un ícono dentro del rock, ¿tiene alguna historia detrás?
Es un sombrero que tomé allá por 1985. No consideré el que se podría convertir en un ícono, pero se ha vuelto una parte de mí desde entonces, no hay mucho más. De hecho, ni pensé que podría durar tanto, jajaja.

Slash 2

¿Qué pasa por tu cabeza al ver que algunos de tus solos se encuentran en muchas listas sobre los mejores solos de la historia?
Sé de ello cada cierto tiempo, pero nunca me he preocupado de averiguar sobre eso. Intento pasarlo por alto, pero de todas formas encuentro halagador que algo que grabaste una vez haya dejado tal impresión en tantas personas.

Cuando joven y empezabas en la guitarra, escuchando a Aerosmith o Led Zeppelin, ¿pensaste alguna vez llegar a esto?
No, nunca se me pasó por la cabeza.

Has tocado con músicos que van desde Michael Jackson y Paulina Rubio hasta Ozzy Osbourne, ¿hay algún artista actual con el que te gustaría hacer una canción?
Con todos esos artistas nunca hubo algo planeado desde antes, solo se dio. No se me ocurre ninguno. Hay muchos buenos artistas en diferentes situaciones, por lo que hay que esperar a que se den las oportunidades para tocar con alguien que admiras, más allá del género en el que están. Siempre es genial el poder hacerlo, pero nunca he planeado hacer algo así, solo pasaron.

Sobre uno de tus proyectos anteriores, en el 2012 Scott Weiland dijo que le gustaría participar de nuevo en The Velver Revolver, pero poco después dijiste que si eso llegase a pasar, harías audiciones para un nuevo vocalista, ¿en qué quedó todo eso?
No tengo la menor idea. La banda no se ha disuelto oficialmente, pero tampoco hemos encontrado un nuevo vocalista. Nunca pensamos en traer de vuelta a Scott. Él dice que quiere volver todos los años, pero no, eso no va a pasar. Quizá encontremos otro vocalista luego para llenar ese puesto, quizá no. Probablemente algo nuevo ocurra con la banda, pero Scott no volverá.

El disco Appetite for Destruction está a punto de cumplir 30 años, ¿alguna mínima posibilidad de reunión con Guns N’ Roses para conmemorar aquello?
No hay ningún plan para una reunión. Ninguno. Cero.

La visita que harás en marzo será la tercera en solitario al país, ¿hay algo que quieras hacer o probar que no hayas podido en los anteriores pasos?
Sé que tienen buenos vinos, pero ya no bebo. De todas formas, igual lo alcancé a probar, jajaja. No se me ocurre nada específico, hay que ver que sale. Usualmente, al estar de gira, hay que ver si queda algún día libre o si queda algún espacio para hacer algo. Aún ni sé cuál será el horario. Lo principal es preparar bien el show y después ver si se puede salir y explorar. Espero que se pueda dar el tiempo.

Vienes nuevamente con Myles Kennedy, ¿cómo lograste que se involucrara en tu trabajo solista? ¿Lo conocías desde antes?
Le pedí que cantara en mi primer disco solista, para ver que tal funcionaba. Llegó e hizo un trabajo increíble. No lo había conocido hasta ese momento. Desde entonces nos llevamos muy bien, por lo que le pregunté si quería participar del siguiente disco que estaba armando. Después hicimos un tour y no nos hemos separado.

Estás a punto de cumplir 50 años. Al mirar hacia atrás, ¿cumpliste todo lo que soñaste o aún quedan metas por lograr?
No creo que todo se resuma en lograr las metas que uno establece. Creo que va más por cumplir lo que uno quiere hacer en ese momento. No tuve ni tengo grandes sueños sobre lo que pasará en el futuro, prefiero enfocarme en lo que estoy haciendo ahora mismo. Siempre hay algo nuevo que quieres lograr o que quieres probar, pero no se trata de eso. Personalmente no me gusta pensar en estas metas a largo plazo, prefiero enfocarme en aquello en lo que estoy interesado ahora.
Considerando lo bueno y malo de tu carrera, ¿cambiarías algo de lo que has hecho?
Eh… no, nada.

¿En serio? ¿Nada?
No, nada. Si hubiese querido cambiar algo, lo hubiese hecho en ese momento. A estas alturas ya no cambiaría nada.