maduro efe

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció un incremento del salario mínimo de 15 por ciento que se hará efectivo el 1 de febrero próximo y también incidirá en las pensiones de los ancianos en lo que será “el primer aumento” del año.

Este aumento del 15 por ciento eleva el salario mínimo a 5.622,74 bolívares o 892,45 dólares a un cambio oficial de 6,3 por dólar.

El anuncio del presidente fue transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión en un discurso en el que también anunció modificaciones en el sistema cambiario del país y la posibilidad de un futuro aumento del precio de la gasolina.

Estas son algunas de las medidas que el jefe de Estado presentó en su informe de gestión del 2014, un año que cerró en recesión, tras prometer que el año 2015 será productivo aunque su modelo de economía socialista se mantendrá bajo los mismos estándares de control de divisas y del mercado.

En esa linea, convocó a “todos” los economistas y empresarios a participar en la construcción de un modelo productivo porque, dijo, ha visto “sincera preocupación en algunos sectores que no son de izquierda, no son revolucionarios, pero están haciendo recomendaciones”.

Informó que conformará un “equipo especial de diálogo, debate y asesoría del Estado Mayor Económico” que preside y convocará a “economistas, opinadores, nacionales e internacionales”.

Maduro hizo los anuncios cinco días después de llegar de una gira de doce días por países petroleros, un periplo en el que consiguió financiación en “líquido” para “el desarrollo del país” y “amarrar” acuerdos en el área económica aunque no logró aún el consenso que buscaba para un plan que detenga la caída de los precios del petróleo.

El gobernante recordó que el presupuesto venezolano está planificado con un barril de petróleo, principal fuente de ingresos del país, a 60 dólares y que en la actualidad se encuentra en 40 dólares por lo que los ajustes se hacen necesarios.

Aseguró que entiende la molestia del “pueblo” por las colas que deben hacer para conseguir los productos básicos y reiteró que todas esas situaciones irregulares en los comercios forman parte de la “guerra económica” que asegura existe contra su gestión para tratar de derrocarlo.

Parte de esa guerra económica, dijo, es también la “inflación inducida” que en la medición interanual se ubica en 63 % en un marco de contracción económica durante los primeros tres trimestres de 2014.

Como otro anuncio el mandatario dijo que “ha llegado el momento” de tomar, la decisión de ajustar el precio de la gasolina a los venezolanos, y que su Gobierno presentará próximamente una propuesta para el aumento del combustible ante el Parlamento.