tuma A1

 

El vicepresidente del senado, Eugenio Tuma, se refirió por primera vez en profundidad a la causa por la que a fines de noviembre la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) allanó su oficina parlamentaria en la región de la Araucanía, luego de que una ex asesora suya lo denunciara por fraude al fisco.

En una de las aristas del caso, se le acusa de hacer proselitismo, en favor de Ana María Llao Llao, para su llegada a la Conadi, y que parte de su financiamiento provino del item “Difusión” que le Congreso le asigna.

Ante ello, Tuma aseguró que cuando ha colaborado para “promover liderazgos locales” siempre lo ha hecho “de mi bolsillo”, pero reconociendo que “con posterioridad tuve conocimiento de que yo habría autorizado una parte de una factura, que corresponde al pago de publicidad de Ana Llao”.

“Fue un error absolutamente involuntario de mi parte y voluntario o involuntario de quien hace la denuncia, porque precisamente la que la hizo era quien tenía que hacer la declaración de gastos parlamentarios ante el Senado”, explicó a La Segunda.

En esa linea, el parlamentario aseveró que “cuando me dí cuenta, tuve la convicción de que tenía que solicitar que el Senado revisara todo lo obrado durante el período en que la denunciante estuvo prestando servicios”.

Asimismo, Tuma aseguró que su ex asesora “no debió incluir ese gasto en la rendición de cuentas”, y que “cuando me enteré que eso fue posible, no solo pedí que se corrigiera, sino que se revisara todo el período en que ella ejerció”.

Luego de ello, el senador relató que una investigación administrativa de la Corporación estableció que sus cuentas estaban en orden, dado que “el monto fue restituido”.

Historia con la denunciante

Según consigna el vespertino, se trata de Claudia López, quien ejerció como su jefa de gabinete cuando llegó al Senado en 2010. Al tiempo, las relaciones entre ambos se deterioraron, luego de que otro funcionario acusara a la mujer de discriminación. Si bien ella lo negó y no fue despedida, llegaron a los tribunales por una serie de acusaciones menores. Inmediatamente después de terminado su fuero maternal, López fue desvinculada.

“Yo le entregué toda mi confianza y lamento haber cometido ese error. Uno se defrauda. Le llegué a tomar cariño y no existe ninguna razón para tanta denuncia en mi contra. No tienen asidero, no encuentro razón (…) Me da mucha pena lo que está ocurriendo. Voy a salir inmaculado. Estoy sereno, dispuesto a prestar toda la colaboración, porque el único que va a capitalizar políticamente es este senador cuando esto se aclare definitivamente, No tengo ninguna responsabilidad en hecho alguno que sea mérito para sanción”, sentenció Tuma.

Telefonos

Otro item de la denuncia apunta a un supuesto cobro de las cuentas de celular de su esposa e hijos, con dineros del Senado. Ante ello, Tuma aseveró que las cuentas de su familia fueron descontados de su dieta, pero que “hubo un error que se cometió al cambiar um equipo telefónico, el que fue pagado por la Cámara Alta por una lamentable equivocación”.