Felipe Kast: “Sería bueno saber quiénes fueron los que hicieron aportes reservados a Bachelet”

El diputado Felipe Kast, que ayer se transformó en el primer presidente de Evópoli, comentó el escenario actual de la derecha en medio de la crisis por el Caso Penta, asegurando que este es el momento para renovarse.

Felipe Kast

El diputado Felipe Kast, que ayer se transformó en el primer presidente de Evópoli, comentó el escenario actual de la derecha en medio de la crisis por el Caso Penta, asegurando que este es el momento para renovarse.

Sobre la inclusión de Evópoli en este sector, Kast afirmó que “hoy no es el momento para actuar con calculadora y mirada de corto plazo. Es el momento de pensar en el Chile de los próximos 20 años. Sí tenemos la responsabilidad de condenar los actos que hemos conocido, pero al mismo tiempo invitamos a que asumamos un liderazgo”, según relata La Tercera.

“No tiene sentido avanzar como referente si primero no nos hacemos cargo de esta crisis. Por eso, ayer aprobamos una serie de medidas que esperamos proponerles a la UDI, a RN y al PRI, respecto de cómo creemos que debemos enfrentar esta crisis. Entre ellas, que toda autoridad que se encuentre en un proceso judicial congele su militancia, como lo hizo Cardemil en RN”, sostuvo el parlamentario.

En esta misma línea, añadió que a la UDI “le habría convenido mucho” el congelar la militancia de los involucrados en el Caso Penta, ya que eso “es una señal política importante y que permite desligar al partido de los procesos que están viviendo sus militantes. Y eso no significa que no puedan retornar una vez que termine el proceso”.

Entre los correos que se dieron a conocer entre Penta y algunos políticos, se encuentra uno de Felipe Kast. Al ser consultado por eso, que lo hubiese involucrado en el Caso Penta, el parlamentario se desmarca, asegurando que “pedimos aportes por la vía legal y desgraciadamente nos fue mal. Y es legítimo que ellos prefirieran apoyar a los candidatos de la UDI, si no se sentían identificados con nuestra alternativa”.

Aún cuando la respuesta hubiese sido positiva, la posición de Kast no varía, indicando que “es muy distinto el caso. Estoy seguro de que muchos recibieron aportes por la vía del Servel, que probablemente no conocemos, y que no tienen ningún problema. Si nos hubieran dicho que sí, no habríamos tenido problemas, porque habría sido, como le explicité en el correo, por la vía legal del Servel”.

El diputado, que fue quien más recibió aportes reservados durante su campaña, también sostuvo que le gustaría que este tipo de aportes “se acaben, y que solamente se mantengan para montos pequeños de personas que no quieran ser identificadas en su trabajo. Los aportes anónimos son valiosos siempre y cuando sean pequeños”.

“Michelle Bachelet tuvo 10 veces más aportes reservados que yo, y entre los diputados hay un par que recibieron más que yo. Bajo la ley actual, los aportes reservados son legales. Pero a mí me encantaría que fueran públicos. Sería bueno saber quiénes fueron los que hicieron aportes reservados a Bachelet, a Girardi y a otros. Además, me imagino que muchos de los que aportaron a Girardi no comparten ni siquiera su visión de sociedad”, espetó Kast.

Según Kast, para salir de la crisis en la que se encuentra la Alianza no se debe pensar que “lo que falló fue la administración de las nuevas generaciones, como Ernesto Silva. Aquí falló un estilo de hacer política que venía de antes. Esta crisis es una tremenda oportunidad para nuestro sector. Creo que marca el fin de lo que uno podría llamar una ‘derecha de la transición’, y se inicia un nuevo ciclo político, con el nacimiento de una derecha moderna, con una nueva generación y que tiene elementos distintos”.

Entre aquellos “elementos distintos” se encuentra la idea de que “el motor de cambio está en las personas y en los emprendedores. Creemos que la economía funciona bien en la medida en que los emprendedores puedan desplegar todo su talento”.

Incluso dice que tiene una preocupación respecto a la centro-izquierda, la que no se está construyendo, ya que ve que “movimientos como Revolución Democrática o actores como Gabriel Boric están mirando más hacia Allende que al futuro. Creo que la centroizquierda moderna, la de José Pablo Arellano, de José Joaquín Brunner, del mismo Ricardo Lagos, murió. Y tener una centroizquierda moderna es tan importante como tener una centroderecha moderna”.

Comentarios