Jorge Costadoat

El rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez, le envió ayer un correo a la comunidad estudiantil de dicha casa de estudios para expresar su disposición al diálogo, pero además para llamar la atención de los estudiantes y profesores de la UC, luego de que el caso del despido del profesor jesuita, Jorge Costadoat, generara revuelo al interior de la Universidad la semana pasada.

Recordemos que al profesor jesuita fue suspendido de su labor como profesor de cátedra en la escuela de Teología, luego de que Ricardo Ezzati, decidiera no renovar su mandato canónico, lo que inmediatamente generó críticas en el plantel y más de 60 profesores firmaron una carta apoyando al académico.

Por su parte la FEUC también emplazó a la rectoría del plantel para revocar la decisión de Ezzati.

“Querida Comunidad UC: quisiera dirigirme a ustedes para abordar la situación del profesor Jorge Costadoat s.j. En el día de ayer sentí la obligación de enviar una carta a El Mercurio para aclarar las opiniones que algunos miembros de nuestra comunidad emitieron en medios de comunicación externos a la Universidad.(Leer Carta)”, dice el correo enviado por Sánchez.

El rector agregó que hubiera preferido que las personas que acudieron a los medios de comunicación para mostrar su molestia por la decisión, lo hubiesen hecho a través de los conductos internos de la casa de estudios. “Durante los últimos cinco años he tratado de desarrollar un ambiente de comunicación fluida al interior de la UC y he estado disponible para escuchar inquietudes y aclarar dudas. Esto lo he hecho personalmente o por correos electrónicos que he enviado y he recibido. Por este motivo hubiese preferido que quienes estuvieron disponible para acudir a los medios de comunicación u optaron por usar vías de externas a la universidad, lo hubieran hecho por los canales internos que están abiertos para todos al interior de la UC”, señaló el rector.

“Siguiendo esta misma línea, en la reunión del viernes recién pasado del Honorable Consejo Superior me preocupé de reservar un espacio amplio y enriquecedor de discusión. En él todos los miembros pudieron expresar sus opiniones y preocupaciones y aclarar muchas dudas”, dijo agregando que “como expresé al término de mi carta a El Mercurio, el trabajo universitario requiere diálogo, dedicación, respeto, reflexión y la generosidad de todos. En esa tarea estamos abocados en la UC, con la alegría y convicción de poder servir al país”.