lorena fries a1

Lorena Fries, directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, llegó hasta la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados para explicar el texto escolar que despertó críticas desde Carabineros y la oposición, el que lleva por nombre “Informe de Derechos Humanos para Estudiantes”.

En el lugar, Fries explicó que este texto se creó para difundir los informes anuales que realiza la organización, siendo esta versión basada en los informes de los años 2010 y 2011 con ayuda de la Unicef, aprobado por el Consejo del INDH e incluso siendo revisado por Carabineros, momento en el que no se realizó ningún alcance, según informa Cooperativa.

Uno de las partes que generó más polémica es la que indica que “las detenciones en las marchas han sido un elemento de represión que ha utilizado Carabineros para evitar la reunión libre de personas que luchan por sus derechos”, añadiendo luego que “el Código Penal chileno expresa que ‘ninguna persona podrá ser detenida a menos que fuere sorprendida en delito flagrante’, o como se decía antiguamente ‘con las manos en la masa'”.

“Si un/a estudiante es sorprendido/a rompiendo un semáforo, tirando piedras o agrediendo a otra persona, la autoridad puede detenerle; no obstante, Carabineros ha detenido a muchas personas sin que se hayan demostrado que participaban de esas acciones, lo que ha hecho que se declaren ilegales muchos de los controles de detención realizados en protestas”, indica el texto.

Sobre esto, Fries aseguró que el documento se encuentra contextualizado “en las manifestaciones del año 2011”, uno de los años con más manifestaciones estudiantiles, señalando que “no hay más que eso, no hay para nada una denigración de Carabineros; al revés, lo que decimos es una crítica a la función de Carabineros en ese contexto, en ese año”.

“No nos pueden decir que nosotros estamos con esto promoviendo una concientización en contra de Carabineros y denigrando a Carabineros. Me parece que eso es un exceso para quienes, por lo menos, han leído este texto”, sostuvo.

Luego de esto, la Comisión, que no contó con los votos de la oposición, decidió apoyar al INDH y a Fries. El diputado PS Raúl Saldívar aseguró que “la Comisión ha valorado, reivindicado y entregado su respaldo a la gestión y al trabajo realizado por el Instituto, y ha valorado de sobremanera la autonomía con que ha desempeñado sus funciones”.

El parlamentario luego añadió que la idea de la Alianza de pedir la destitución de Fries “será una pérdida de tiempo, porque en la práctica y en el fondo el Instituto ha cumplido su deber, lo ha cumplido con bastante objetividad y con eficiencia, y con el reconocimiento de una buena parte de los parlamentarios que forman parte de esta comisión”.

Gabriel Boric, también miembro de esta comisión, indicó que “el Instituto Nacional de Derechos Humanos, cuando hace su pega, molesta a la autoridad. Molesta no solamente a la diputada Sabat o al diputado Santana, sino también al mismo Gobierno”.

“Yo creo que lo más importante de esto es que el Instituto Nacional de Derechos Humanos tiene que ser un ente autónomo, que no tenga injerencias del poder político de turno. Los derechos humanos se defienden a rajatabla, independiente de quien sea (la persona afectada) y eso es lo que ha ratificado hoy día Lorena Fries en su contundente exposición”, sentenció Boric.

En la otra vereda, la oposición se mantiene firme respecto a pedir la salida de Fries. Marcela Sabat dijo que el texto “predispone negativamente a niños entre séptimo y cuarto medio” respecto de la imagen de Carabineros, coronando “finalmente una idea sistemática y acciones reiteradas por parte del Instituto de Derechos Humanos de querer menoscabar la imagen de Carabineros”.

El otro aludido por Boric, Alejandro Santana, agregó que “hoy día la directora ha reconocido que Carabineros no es una institución que busque reprimir, nosotros vamos a hacer las acciones de remoción, porque el daño a Carabineros sí ha existido, con un texto donde se trata de influir en jóvenes y niños en formación y eso es inaceptable”, añadiendo que “los derechos humanos deben resguardarse para todos y no pueden existir sesgos ideológicos y políticos, que es lo que hemos visto por un buen tiempo en la directora del Instituto de Derechos Humanos”.