allende escalona

Sigue la tensión al interior del Partido Socialista, específicamente entre los equipos de la lista ganadora de Isabel Allende, y la derrotada de Camilo Escalona en las votaciones internas para definir a la mesa directiva de la colectividad.

Esto luego de que ayer el ex timonel del PS en cinco oportunidades, manifestara su deseo de asumir la primera vicepresidencia del PS, argumentando la alta votación que obtuvieron, la que, según dijo el ex senador Escalona, estaba en el 40%. Le mesa directiva se escogerá este domingo por el pelno del comité central. Por su lado el vocero del equipo de Allende, senador Juan Pablo Letelier, rechazó los dichos del ex presidente del Senado y aclaró que sólo consiguió cerca del 33% de las preferencias.

Según publica hoy el diario El Mercurio, fue la propia Isabel Allende la que golpeó la mesa y aseguró que “el partido sabe respetar sus mayorías y minorías. Por lo tanto, solamente cifras: la lista de Camilo Escalona tiene el 32 o 33%. Nosotros prácticamente doblamos, tenemos más del 60%. Entonces, ejerciendo como corresponde la mayoría, vamos a tener la presidencia, la primera vicepresidencia y la secretaría general”.

Agregó que la frase de Escalona “no fue prudente”, ya que derechamente “Camilo no puede arrogarse que va a tener tal o cual cargo, porque eso lo decide el pleno, donde nosotros tenemos una mayoría clarísima. Decir que él perdió debido a la intervención del Gobierno es una falta de respeto al Gobierno y una falta a la verdad”.

Por su parte el equipo de Escalona respondió la arremetida, advirtiendo que no considerar al ex senador en la primera vicepresidencia puede generar la división interna del PS. El diputado Juan Luis Castro apuntó a que “el comité central del PS deberá dirimir si desea enfrentar el escenario complejo y difícil del futuro con un partido aglutinado, unido y que tenga capacidad de incorporar a todos, o si quiere fragmentarse y tener diversas voces frente a un período que lo que más requiere es claridad política del horizonte de los próximos tres años para el éxito de la Presidenta”.

Añadió que “todos los actores que participaron en esta elección deben tener el lugar que corresponde de acuerdo a su representatividad. Por lo tanto, creo que no puede haber arrogancia. Tiene que haber unidad de propósitos para enfrentar un escenario que requiere al PS aglutinado y no dividido”.

Por su lado Marcelo Schilling señaló que “la mayoría verá en qué términos quiere que se relacionen y entiendan los socialistas en el futuro”.