15 de Abril  de 2015/VALPARAISO Michael Jorratt  Director de SII camina por un pasillo  antes de que la comisión de Hacienda del Senado discuta  el  Proyecto de ley que fortalece al Servicio de Impuestos Internos para implementar la reforma tributaria. FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI  /AGENCIAUNO

Jorratt aprovechó de agradecer a Rodrigo Valdés “porque me ofreció ir a trabajar al ministerio de Hacienda con él”.

A la pregunta del periodista de si con el cambio del ministro de Hacienda en la pasada reformulación de gabinete, veía venir esta situación, el ex director del SII dijo que “obviamente era una posibilidad, pero yo con Rodrigo Valdés no tengo ningún problema, lo conozco de hace años, nos tenemos respeto mutuo. De hecho su primera manifestación fue decirme que quería seguir contando conmigo en Impuestos Internos”.

Asimismo, indicó que a los trabajadores del SII “les agradecí por toda la entrega de este año, recordé todo lo que habíamos hecho juntos, porque esto fue una cosa participativa. Yo felizmente cuento todavía con el apoyo de todos los funcionarios”. Pero contó que no ha tenido el apoyo de “nadie del mundo político”.

Respecto a los dicho del ministro de Hacienda de que la petición de renuncia a Jorratt responde a proteger al SII, “de sacarlo de los diarios para que vuelva a hacer el trabajo que siempre nos ha tenido tan orgullosos como chilenos”, Jorratt dijo que el Servicio “dudo que vaya a dejar de estar en los diarios, lamentablemente. Es lo que todos queremos”.

Finalizó diciendo que “estoy absolutamente tranquilo, de hecho el propio ministro me haya pedido el cargo habla de mi honestidad, por lo tanto no tengo que mostrarle nada a nadie”.

Asimismo, en conversaciones con los medios, Jorratt declaró que “yo no soy del mundo político, entonces me cuesta identificar si hubo o no presiones. Lo que se me dijo fue que era una decisión del comité político”.

Debido a las vinculaciones que se le hicieron con el caso de Giorgio Martelli y la emisión de boletas falsas, el ex director del SII dijo que “aquí hay gente que opina con mucha ignorancia, porque pareciera que tener conflictos de interés es un delito. Todo el mundo tiene conflictos de interés o puede tenerlos; lo importante es qué uno hace con los conflictos de interés. Y lo que yo hice, que es lo que debiera hacer todo el mundo que está en esta situación, es inhabilitarse”.

Agregó que “hay un debate respecto a de si yo estaba inhabilitado por qué entonces firmé la querella en contra de Giorgio Martelli, y la verdad es que hice la consulta al interior del Servicio y la conclusión fue que yo no estaba inhabilitado para firmar una querella en contra de él. Por lo demás es una crítica bien absurda, porque si yo tuviera un conflicto de interés, hacia dónde sería el sesgo. Sería hacia tal vez no querellarme, pero en el fondo me querellé”.