El ministro del Interior se reune con el Presidente de la Camara de Diputados

El exministro del Interior Rodrigo Peñailillo, acompañado de su abogado Rodrigo González, declaró ayer en calidad de imputado antes los persecutores liderados por el fiscal nacional, Sabas Chahuán, que investigan la arista SQM del caso Penta. La declaración se realizó con el máximo de cuidado y se extendió por más de cinco horas en dependencias del Ministerio Público. La diligencia comenzó a las 17 horas y terminó a las 22:30 aproximadamente y estuvieron presentes el fiscal Chahuán, Carmen Gloria Segura y Emiliano Arias.

El ex jefe de gabinete de Bachelet es el segundo interrogado entre las 26 personas que podría llamar Sabas Chahuán y que boletearon a la empresa Asesorías y Negocios de Giorgio Martelli, constituida en el 2011 para recaudar fondos con fines políticos. Tal como publicó este medio, AyN recibió aportes de SQM Salar, una filial de Soquimich, Copec, Celulosa Arauco y Cruz del Sur, en tiempos en que pertenecía al grupo Angelini.

Martelli, quien ya se sometió a las preguntas de los fiscales a fines de mayo y principio de junio en cuatro sesiones, fue interrogado como imputado al igual que Peñailillo.

El ex jefe de gabinete de Bachelet prestó declaración en medio de tensiones con el gobierno y el envío de mensajes a través de sus cercanos para detener la estrategia del gobierno de negar que existió una precampaña para Michelle Bachelet durante el 2012, donde uno de sus encargados fue Peñailillo.

Hasta ahora se sabe que el líder de la G90 sigue molesto con el gobierno y ha evitado tender puentes. Básicamente porque no cree que hoy existan interlocutores válidos. Una de sus principales molestias radican en la reacción que tuvo el gobierno cuando The Clinic Online dio a conocer la compra de un terreno en Peñalolén junto a Flavio Candia, ex asesor de Interior y Cristián Riquelme, administrador de La Moneda. En esta transacción, Peñailillo actuó como codeudor solidario, por tanto, no le correspondía integrarlo en su declaración de patrimonio. Sin embargo, el vocero Marcelo Díaz no despejó el hecho. A esto, se suman los intentos del gobierno de descartar una precampaña y sostener la línea de la presidenta Bachelet, quien la ha negado y ha dicho que no autorizó que se pidieran dineros a su nombre.

Las declaraciones de Peñailillo se enmarcan en las indagaciones de la fiscalía por delitos tributarios y por eventuales aportes irregulares de campañas políticas. Aunque no se conocen hasta ahora detalles de la declaración, Peñailillo deberá responder por su función en la estructura de la empresa Asesorías y Negocios.

A la declaración de Peñailillo se sumará el próximo martes el ex director del Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorrat, quien acusó por la prensa presiones desde Interior al SII.

Su rol en AyN

Respecto a las responsabilidades de Peñailillo en AyN, Martelli ha dicho que participó desde un principio en Asesorías y Negocios SpA y definió su trabajo y honorarios en la empresa, al igual que las condiciones de sus cercanos como Flavio Candia y Gabriel Sepúlveda (jefe de gabinete del ministro de Energía, Máximo Pacheco), entre otros miembros de la G90, el grupo que lo acompañó durante su gestión en el gobierno de Bachelet.

El geógrafo no puede decir qué hizo exactamente Peñailillo en AyN, porque él mismo decidió sus condiciones laborales. Peñailillo también habría pedido incluso detalles menores, como el pago de un teléfono celular, lo que fue concedido por Martelli en razón de que éste cumplía funciones clave en AyN. Lo extraño de este caso es que el pago a Entel al que se hace referencia corresponde al 9 de julio de 2012 por un monto de $157.631, en circunstancias de que formalmente Peñailillo aparece contratado a honorarios entre enero y mayo de 2012.

En Protagonistas de Canal 13, el 3 de mayo el otrora jefe de gabinete precisó sobre los tres informes en política internacional que habría elaborado para AyN y dijo que “los trabajos están entregados”. Por deducción, éstos papeles deberían estar en poder de Martelli.

El recaudador no ha reconocido que los recibió, pero no se descarta que Peñailillo los haya elaborado y sociabilizado con otras personas.

Sobre el resto de los contratados por AyN, Martelli ha dicho que ellos proporcionaron insumos para producir informes que AyN vendió.

De acuerdo a Martelli, Peñailillo, definió valores y funciones de un grupo de personeros, a los que él contrató y que no rendían cuentas y en algunos casos tampoco informes a Martelli, dueño de la empresa. Eso a pesar de que el geógrafo firmaba los contratos.

Cuando se conoció el vínculo laboral de Peñailillo con AyN, el jefe de gabinete lo limitó y dijo que “a principios del 2012 yo trabajé cuatro meses en una empresa que efectivamente es de Giorgio Martelli, trabajé durante esos cuatro meses en mi calidad profesional y como magister en análisis político”.

Pero Martelli ha dicho que tuvo otra injerencia, por ejemplo, en la contratación por parte del geógrafo figuras como la amiga de Bachelet y secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, María Estela Ortiz; Ximena Andrea Albornoz; el asesor de gabinete, Claudio Mauricio Santis Acosta; Jorge Cristian Rodríguez Cabello; y los G-90 Flavio Candia, Héctor Cucumides, Robinson Pérez, Cristian Manríquez, Harold Correa y Gabriel Sepúlveda, aunque éste último trabajó bastante.

Sobre el ex director del Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorratt, no hay claridad sobre si se contrató a petición de Peñailillo o de alguno de los del grupo de economistas que integraban, Miranda, Enrique Paris y Jorge Rodríguez. En el caso de la prima de la Presidenta, Alicia Galdames Jeria, lo más probable es que su fichaje haya sido solicitado por María Angélica Álvarez, la Jupi, aunque no descarta que también pueda haber sido parte del team del ex ministro.

El dueño de AyN pudo haber contratado por cuenta propia a Consuelo Mac-Lean, a quien conocía y que lo ayudó en el inicio de la empresa con trámites administrativos y con certeza fichó a personal que cumplió funciones no políticas como Pamela Farías, Idilia Díaz,(por solicitud del contador de su empresa), Álvaro Bravo, Andrés Oyarzún, María José Junco (su actual pareja), Claudio Marlful y Jorge Gustavo Vargas.