moreno

La salida la semana pasada del G-90 Adolfo Galindo como jefe de gabinete de la ministra de Minería, Aurora Williams, bajó la presión en una cartera que se ha visto sacudida por el conflicto entre la minera Los Pelambres y Glencore por el botadero Cerro Amarillo que hoy está siendo revisada en el tribunal de San Juan.

La pugna por la escombrera, que se origina porque parte de los desechos de la minera de los Luksic está en un terreno de Glencore en Argentina, había sido tratada como un conflicto entre privados hasta que el abogado Andrés Jana solicitó a la repartición que se le entregara una carta de buena fe y se timbrara un estudio, que había pagado Antofagasta Minerals, para ser entregado en el tribunal trasandino. Galindo cumplió con ambas trámites.

Desde ese minuto, la crisis escaló al punto de que hoy está en curso un sumario administrativo y el subsecretario Ignacio Moreno, que se había mantenido al margen, salió a la palestra porque cuando Glencore preguntó por transparencia sobre la validez de los papeles entregados a Jana, Moreno respondió que no correspondían a documentos oficiales de la cartera. Los Pelambres, entonces, lo acusó de mentir, después de haber sufrido un duro revés judicial en Argentina donde, por esta polémica, se rechazó una apelación del grupo Luksic y se mantuvo a firme el criterio de que la empresa se haga cargo de los escombros generados por la explotación del yacimiento

Las respuestas que diste a Glencore motivaron una carta de queja a Minería y una declaración que recogió este medio donde te acusan de mentir, ¿qué respondes a eso?
Quiero aclarar algunas cosas. Lo que se publicó es la respuesta a las consultas que se me hacen. Las preguntas por transparencia son muy precisas y yo sólo me ajusté a los hechos. Se consulta respecto de oficios o solicitudes de Minería de estudios a la empresa SGS. El Ministerio en ningún momento hizo un requerimiento a esa empresa de un informe, tampoco fue recibido este estudio por parte de SGS, no existe constancia de que el laboratorio haya enviado el informe, porque no lo mandó, lo envió Antofagasta Minerals. Este es un informe privado, que fue financiado por ellos, Sernageomín recibe todos los días informes de este tipo cuando las empresas quieren instalar tranques de relave, botaderos, etc.

Lo mandó Antofagasta Minerals.
Claro, por eso mi respuesta no signfica que no conozca el informe. Yo lo recibí el 15 de abril por parte de Sernageomín, pero Sernageomín no lo revisó ni lo avaló. Por transparencia, estoy obligado a responder estrictamente la verdad de los hechos.

A Jana, representante de Antofagasta Minerals, Galindo le entregó una carta donde dice que están revisados y avalados.
Y eso es motivo de sumario.

La tesis de Los Pelambres es que tú debiste decir que sabías que existía este informe, aunque no fuera oficial.
Eso no es así: lo recibí, pero no lo pedí y no tengo ninguna relación con SGS. Ahora, si cualquier ciudadano tiene alguna duda sobre una respuesta que se ha entregado por Transparencia hay instancias formales para plantear sus inquietudes. El Consejo, eventualmente Contraloría. Mientras eso no ocurra, son imputaciones no asociadas a una acción formal.

Los Pelambres mandó una carta de queja a Minería.
Sí.

¿La respondiste?
No aún. Estamos en proceso.

La imputación es que faltaste a la verdad, algo muy grave ya que eres funcionario público, ¿has pensado en llevar a Los Pelambres a tribunales?
Sí, siempre está abierta esa instancia, para mí como para cualquier ciudadano.

En marzo tú hiciste una minuta donde dijiste que esto era un tema entre privados, ¿por qué se rompió ese criterio entregando documentos timbrados por el ex jefe de gabinete?
No se ha roto ese criterio. La postura oficial del ministerio de Minería es que este es un tema entre privados. Es la postura también del Canciller, la ministra también lo ve así. Esa es la visión de Gobierno, cualquier solución pasa por un arreglo entre privados.

Se rompió cuando se entrega la carta de buena fe y se timbra el estudio.
Todo lo que tiene que ver con esa área está sujeto a sumario, y no puedo hacer comentarios.

¿Es cierto que tú y la ministra desde que estalló este caso se llevan pésimo?
Tenemos una relación de trabajo normal, conversamos todos los días.

LA HOJA DE RUTA DEL LITIO
Tú fuiste parte de la Comisión del Litio, ¿es cierto que recibieron presiones indebidas?
Lo concreto es que hubo temas que generaron más debate, como si tener o no una empresa, ahí no hubo consenso, pero en cuanto al carácter estratégico, no concesible, el 100% de los comisionados lo aprobó de forma unánime.

¿Entonces descartas las presiones?
Yo no lo vi.

¿Qué tanto se ha avanzado en que una filial de Codelco asuma la explotación del litio por parte del Estado?
Mira, le entregamos el informe de la Comisión a la Presidenta el 27 de enero. La propuesta incluye dos ítem. El primero es aumentar la capacidad del Estado para regular y fiscalizar la producción del litio y otros minerales presentes en los salares como potasio y boro. Nos pareció importante tener un reforzamiento de la capacidad del Estado para aprovechar los salares. Lo segundo, fue establecer una empresa que pueda actuar como contraparte a privados que quieran invertir en litio. Ahí la Comisión plantea que se puede crear una filial de Codelco, también podría ser Enami, para ser contraparte comercial de futuros inversionistas.

¿Y cómo va eso?
Hoy estamos afinando una hoja de ruta de corto plazo para avanzar en estos temas. Lo estamos conversando con la Corfo, Hacienda y Economía, y esperamos que la hoja de ruta esté aprobada por la Presidenta en las próximas semanas.

Corfo quiere terminar el contrato con Soquimich.
Corfo está descontento con la relación comercial con SQM, por eso llegaron a arbitraje. Pero los criterios de Corfo son de esta institución.

Sí, pero como autoridad, crees que fue un error para el Estado haber entregado el arriendo del Salar de Atacama a Soquimich.
Plantear que fue un error puede ser fuerte, pero hay que decir que el litio tiene hoy una relevancia que no tenía en el pasado. Para vehículos eléctricos, por ejemplo, es altamente cotizado, su valor a aumentado. Probablemente hoy la falta de una política pública responde a que antes era un mercado pequeño y no prioritario para la inversión del Estado. Hoy eso cambió, el mercado del litio está en crecimiento. Debería duplicarse en los próximos años y Chile, junto a Bolivia y Argentina, tiene las mejores reservas y lidera la producción con Australia. Entonces debemos hoy generar condiciones para que capitales internacionales se instalen en Chile.