Gratuidad: Gobierno apura lobby para "ley corta", pero abre flanco con rectores y estudiantes de Ues estatales

Gratuidad: Gobierno apura lobby para “ley corta”, pero abre flanco con rectores y estudiantes de Ues estatales

Las gestiones de los ministros del comité político y la ministra de Educación, Adriana Delpiano, de buscar vía fast track la aprobación de una ley que permita ejecutar la glosa presupuestaria en marzo próximo generó incertidumbre y preocupación en la Nueva Mayoría. Aunque debe esperar que se conozca completamente el fallo del Tribunal Constitucional, el Ejecutivo dio señales de tranquilidad y busca acelerar el trámite para cumplir lo antes posible con el compromiso presidencial. Por su parte, la derecha aprueba la medida, pero ahora estudiantes y rectores estatales cuestionan la ampliación a otras universidades privadas y prometen enfrentarse a “los maestros chasquilla” del Gobierno.

Valdés Delpiano A1 Pasada la hora de almuerzo de ayer, apenas salió de una reunión con parlamentarios del PPD, la ministra de Educación, Adriana Delpiano, desmintió que algunas universidades estatales queden fuera de la gratuidad en 2016 con la supuesta fórmula con una “ley corta” que baraja el Gobierno para poder ejecutar la glosa presupuestaria. “Encontraremos la fórmula más adecuada para no discriminar unas instituciones de otras, pero como digo esto va a depender del fallo del Tribunal Constitucional”, dijo ayer la secretaria de Estado. Con el grito en el cielo por parte de las universidades del Estado, del ala parlamentaria más progresista de la Nueva Mayoría y dirigentes estudiantiles, la posibilidad de establecer como requisito mínimo a todas las instituciones de educación superior el tener cuatro años de acreditación institucional y no contar con miembros del directorio como accionistas en sociedades relacionadas, comenzó a propagarse como una alternativa real para cumplir con el mandato del fallo del Tribunal Constitucional del jueves pasado. Una noticia que no fue bien recibida por estudiantes y rectores, que alegaron por la “torpeza” que significaría no apoyar a sus propias universidades y que generó manifestaciones espontáneas en Iquique, Puerto Montt y Santiago. “Nos preguntamos en qué momento las universidades estatales tenemos que empezar a competir con las mismas reglas y leyes del mercado, en torno a beneficios del Estado. Es ilógico, más allá de lo que diga el Tribunal Constitucional. No podemos estar a la suerte de los 'maestros chasquilla' del Gobierno”, dijeron los estudiantes de la Utem. La misma vara Aún cuando no es una idea que haya surgido desde el Mineduc, las intensas negociaciones de los integrantes del comité político el martes y miércoles en el Congreso comenzó a pavimentar la posibilidad de que una ley corta para las universidades privadas y el aumento de becas para centros de formación técnica e institutos profesionales pueda ser la solución para el zapato chino del Gobierno. Aún con la molestia en el hemiciclo de tramitar “a mata caballo” la propuesta para cumplir con la promesa presidencial adelantada de la Presidenta Michelle Bachelet, los ministros Marcelo Díaz (Segegob), Nicolás Eyzaguirre (Segpres) y Rodrigo Valdés (Hacienda) se encargaron de presentar las opciones a los parlamentarios de la Nueva Mayoría y la oposición. La idea era tantear el terreno para un posible acuerdo que le dé “fast track” a la ejecución presupuestaria, una vez que cuenten con el texto definitivo del fallo del TC, y a más tarde miércoles o jueves se anuncie el listado de instituciones que podrán tener a estudiantes estudiando sin pagar desde marzo próximo. Eso significaría despejar las dudas tres días antes de la revelación de resultados de la última PSU y el inicio de las postulaciones para el año académico 2016. Bajo estos nuevos términos, a la lista de universidades privadas que antes cumplían con los requisitos (UDP, UAH y UCSH) podrían sumarse otras como la Universidad de Los Andes, Universidad Adolfo Ibáñez, la Universidad del Desarrollo, entre otras. Sin embargo, desde el Ejecutivo también toman en cuenta que varias de estas universidades no estarían dispuestas a bajar sus aranceles para acceder al beneficio, tomando en cuenta que sus estudiantes no pertenecen a los primeros deciles. Además, varias de ellas han sido investigadas por posible lucro, lo que fue señalado a los ministros ayer en el Congreso. Durante la tarde, la propia ministra Delpiano se reunió con las distintas bancadas de partidos de la Nueva Mayoría y luego con representantes del oficialismo y la oposición en conjunto. En la reunión con la DC, el titular de Hacienda aseguró que no dejarían a ningún plantel estatal fuera del acuerdo. Durante la mañana, además, Valdés hizo lo propio con los representantes de Chile Vamos que lideraron la presentación de inconstitucionalidad al TC: Jaime Bellolio (UDI) y José Manuel Edwards (RN). Según Bellolio, la fórmula propuesta conformaba en casi todos los puntos al conglomerado y además permite, según su propio juicio, que se cumplan sus propios requisitos: la misma vara para todos, no tener discriminación arbitraria y ampliar el beneficio a más estudiantes. “Tú puedes hacer esa diferencia basado en razones. Lo que no puedes hacer es que tener esa diferencia basada en razones y que si alguien cumple esas razones, lo dejes afuera igual por capricho. Eso no puede ocurrir”, señaló el parlamentario. El parlamentario gremialista dice además que eso no implica abandonar a las universidades estatales y que, por el contrario, eso daría pie a que una buena parte de estudiantes pudiera acceder al beneficio en planteles que hoy no aparecían entre los probables. “Yo no siento que las estén dejando botadas. Porque el beneficio es al estudiante. Si el Estado quiere hacer un convenio para mejora, puede hacerlo. Pero hay un grupo de personas que considera de que tiene que haber un tipo de discriminación permanente a los jóvenes vulnerables y que ellos sólo puedan optar a gratuidad en universidades del Estado. Y yo creo que no, que lo tienen que hacer es gratuidad para los estudiantes vulnerables con instituciones que cumplan ciertas condiciones equivalentes a todas. ¿Y cuáles son esas condiciones? Acreditación. Creemos que es una buena vara por el segmento de acreditación. Porque cuatro años no es porque apareció nomás, no es antojadizo”, explica el diputado por San Bernardo. En la vereda contraria el diputado Giorgio Jackson señaló que esta propuesta sería “como bajarse absolutamente los pantalones frente al chantaje de la derecha y me parece que algo de honor le debe quedar al Gobierno”. El parlamentario además fustigó que con esta “ley corta” el Ejecutivo se aleja de la bandera que tomaron del movimiento estudiantil de tener una nueva reforma “pública, gratuita y de calidad”. Alarma en rectores y Confech De todas maneras, la fórmula desayunó a los rectores del Consorcio de Universidades Estatales (Cuech) y a los estudiantes de las tres instituciones del Estado que podían quedar fuera: la Universidad Nacional Arturo Prat (Iquique), la Universidad de Los Lagos (Puerto Montt) y la Universidad Técnica Metropolitana (Utem). A primera hora, la indignación fue tal que el rector de la Universidad de Chile y vocero del Cuech, Ennio Vivaldi, señaló que esta situación “sobrepasa el realismo mágico” y que con esta propuesta el Gobierno demostraba “no tenerle miedo al ridículo”. “Si estas son las reglas del juego y éste es el rayado de cancha, yo no se qué podemos hablar con respecto a la ley de universidades. ¿Qué sentido tendría entrar a discutir esto si no podemos hablar de universidades públicas?”, agregó. En la Utem, desde muy temprano la comunidad se alarmó por esta información y se convocó a un Pleno durante el mismo día para tomar acciones a seguir. Según Damián Brito, presidente de la Feutem, desde el mismo rector, pasando por funcionarios y estudiantes se sorprendieron con la noticia. “Como sensación general recibimos esto con mucha molestia y sorpresa. Nos han cambiado los términos como siete veces, entonces esto sería volver al primer criterio. Sorprendidos, pero teniendo la certeza de que esta reforma se ha planteado en términos muy extraños. Esto nos dice que el Gobierno está más preocupado de cumplir plazos que de sacar una buena reforma, en la cual nosotros siempre fuimos excluidos porque en las mesas de participación también fuimos excluidos. No podemos entender como una universidad del Estado podría quedar quedar sin un beneficio estatal, pero como se han presentado las cosas tampoco nos sorprende tanto”, dice Brito. Al mismo tiempo, en las universidades regionales que se pudieron ver afectadas la reacción se tomó las calles. En la Unap, por ejemplo, estudiantes y funcionarios se reunieron en el plantel y marcharon espontáneamente hasta la Intendencia Regional de Tarapacá para reclamar por su supuesta exclusión de la gratuidad en 2016. Los senadores PS Fulvio Rossi y Rabindranath Quinteros -representantes de Tarapacá y Los Lagos, respectivamente- se sumaron a la preocupación señalando que ·sería una pésima señal que la gratuidad partiera con la universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad del Desarrollo, dejando fuera a universidades del Estado”. “Las universidades estatales regionales de zonas extremas como lo son la universidad Arturo Prat, y la universidad de Los Lagos han sido abandonadas por el Estado durante décadas. Tienen menos aportes estatales, más alumnos vulnerables y bajos aranceles”, señalaron los parlamentarios.
Comentarios
Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. --------------------------------