Usach

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) se querelló en contra del ex jefe de finanzas de la Universidad de Santiago, Mauricio Carrasco, como el autor de los delitos de cohecho y fraude al fisco, luego que la Fiscalía Centro Norte comprobara que recibió pasajes gratis por no cursar altísimas multas y otorgar millonarios anticipos a la empresa Corsan-Corviam -agencia en Chile del grupo multinacional español Isolux- que construía el Edificio de Docencia (EDOC). A raíz de este hecho detectado a principios de 2015, la casa de estudios debió paralizar el proyecto de infraestructura.

La acción legal también va dirigida en contra del ex ejecutivo del grupo, Cristián Manrique Valdor como autor de soborno. Sobre este último pesa una orden de detención pendiente, solicitada por el fiscal regional Andrés Montes y aprobada por el Sexto Juzgado de Garantía de Santiago, en esta indagatoria aún desformalizada y cuyos antecedentes son secretos.

A petición de Montes, Interpol Chile envió recientemente una solicitud de colaboración a su par ibérico para determinar dónde está Manrique con miras a una posible extradición. De acuerdo a los datos obtenidos por este medio, su residencia estaría en madrid y hoy es dueño de la firma de asesorías Soulware Global Development.

Según el CDE, hasta ahora, la Usach habría sido perjudicada en $ 500 millones, aun cuando reconoce que cobró las boletas de garantía. La casa de estudios, además presentó una querella criminal en el caso y según ha declarado su rector Juan Manuel Zolezzi, se han realizado todos los pasos para recuperar el dinero.

Ley OCDE

El libelo -que publica The Clinic Online- incluye también como querellados al Grupo Isolux ibérico, a Corsan-Corviam de Argentina y su representación en Chile, imputándoles la violación de la Ley de Responsabilidad Penal de la Persona Jurídica. Es decir, que a través del delito de soborno a un funcionario público, los controladores, dueños, ejecutivos, representante legal, entre otros, hayan faltado a sus deberes de supervisión. Este cuerpo normativo -aprobado a fines de 2009- hizo que Chile cumpliera con el estándar OCDE en la lucha contra la corrupción y permite aplicar desde millonarias multas hasta el cierre definitivo de una empresa.

Los hechos materia de la presentación del CDE, se inician en mayo de 2013, cuando la Usach licitó el EDOC, que contaría con una superficie de 10.800 metros cuadrados.

La Comisión Evaluadora de la Casa de Estudios resolvió otorgarle el proyecto al grupo Isolux, que a través de su agencia en Chile, ofertó por $ 9.454 millones. Uno de los miembros de la instancia era precisamente Mauricio Carrasco.

Pues bien, Manrique logró a través de la filial de Argentina que tanto Carrasco como su esposa María Alejandra Prieto, viajaran a Brasil con todos los gastos pagados para ver el partido de Chile con la nación carioca en el mundial de 2014.

Aun cuando viajaron desde Chile en Aerolíneas Argentinas el 27 de junio de ese año y volvieron dos días después, el “servicio” que Carrasco le prestaría a Isolux superaría con creces el valor de pasajes, entradas y estadía. Ello permitió, apunta el CDE, “beneficios” para las tres empresas ya mencionadas. Básicamente, señala la querella, Carrasco realizó “pagos ilegales” bajo la figura de “adelantos” a la agencia chilena de Isolux que superarían casi $ 600 millones, sin que hubiesen “avances efectivos” en la obra.

Suma y sigue

No es todo. Carrasco también autorizó un “anticipo” que no estaba estipulado en el contrato ascendiente a 500 millones, en dos cuotas de 300 y 200 palos respectivamente. Junto a lo anterior, el ex jefe de finanzas también visó la devolución irregular de retenciones que superan los $ 374 millones. Lo ilegal, señala el CDE, es que dichos dineros debían ser devueltos una vez que la obra estuviera completamente terminada y con la recepción en regla.

A todo lo anterior, se suma que Carrasco no cursó multas por atrasos o incumplimientos de contrato por más de $ 414 millones.

“Desde el inicio de las obras la empresa Corsan-Corviam incurrió en diversas irregularidades y atrasos, sin que los funcionarios de la Usach ejercieran su labor de supervisión de las mismas. Así resulta posible constatar que (la empresa) alteró la calidad de los materiales comprometidos en la bases, utilizando hormigón de menor calidad al exigido en la construcción de un muro estructural”, señala el libelo.

Además de esas graves anomalías, los expertos contratados por la Usach -una vez desahuciado en contrato con la empresa- descubrieron “grietas y fisuras en los subterráneos, que las enfierraduras usadas en los muros y pilares estructurales del edificio, fueron dispuestas en forma irregular”.

A juicio del CDE, todos los ejecutivos de la empresa español que han prestado declaración en la fiscalía, no habrían podido acreditar que la firma contaba con un Sistema de Prevención de Delitos que, al momento de ocurridos los hechos, era una obligación del gobierno corporativo.

Según publicó Ciper, Isolux, a través de su agencia en Chile, tiene serios problemas con el MOP y pérdidas para el fisco, como también millonarios contratos paralizados, a sabiendas que el prontuario de la firma en el mundo no es de los mejores. Entre otros proyectos que han terminado mal, están el puente del Bio Bio y el del Maule por 35 mil y 13 mil millones respectivamente. Se suman el hospital de Pitrufquén con 17 mil millones, el estadio de Calama de 10 mil millones y un mejoramiento vial en San Antonio por tres mil palos.

En España, Isolux también hace de las suyas. Ha estado involucrada en bullados casos de corrupción, entre ellos con el conocido Jordi Pujol, el catalán que viajaba al principado de Andorra con maletas cargadas con euros para, una vez cruzada la frontera, darles apariencia de legalidad. Pues bien, Isolux ha reconocido que ha pagado más de 1,8 millones de euros a empresas de Pujol por supuestas asesorías las que aun están bajo investigación judicial.

Lea la querella completa