Pdte. de la Comisión de Defensa del Senado visitó Punta Peuco: “Están teniendo un trato inhumano y degradante”

Prokurica hizo una férrea defensa de los presos residentes en las instalaciones de Punta Peuco haciendo hincapié en aquellos de avanzada edad y con enfermedades. “Fue muy duro. Lo que está ocurriendo ahí es una situación dramática. Encontrarse, por ejemplo, con una persona de 89 años, con dos bastones, con artrosis en las dos caderas, o con una persona que tiene alzheimer, es grave”, dijo Prokurica en diálogo con El Mercurio.

baldo prokurica a1

El presidente de la Comisión de Defensa del Senado, Baldo Prokurica (Renovación Nacional) visitó el jueves las dependencias de la cárcel de Punta Peuco, donde se alojan 121 ex militares condenados por crímenes contra los Derechos Humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Prokurica hizo una férrea defensa de los presos residentes en las instalaciones de Punta Peuco haciendo hincapié en aquellos de avanzada edad y con enfermedades. “Fue muy duro. Lo que está ocurriendo ahí es una situación dramática. Encontrarse, por ejemplo, con una persona de 89 años, con dos bastones, con artrosis en las dos caderas, o con una persona que tiene alzheimer, es grave”, dijo Prokurica en diálogo con El Mercurio.

En su paseo por las instalaciones, el presidente de la Comisión de Defensa fue acompañado de Gustavo Marín, vicepresidente de la Asociación de Oficiales.

El senador insistió en su férrea defensa de los presos en el penal arguyendo que “Chile está faltando gravemente al pacto San José de Costa Rica, de derechos civiles y políticos, y puede ser objeto de una sanción”. Prokurica aseguró que “no hay un trato preferente” con los criminales y que mucha gente “está teniendo un trato inhumano y degradante”.

En su diálogo con el diario de Agustín Edwards, el senador RN se mostró contrario al posible cierre de Punta Peuco, exigido por múltiples organizaciones de DDHH, tal como se opuso al cierre del Penal Cordillera en 2013. “Esas medidas no mejoraron sino que empeoraron las condiciones de estas personas que cumplen una sentencia. Ni el peor de los delincuentes debe perder sus derechos humanos por estar en la cárcel”.

The Clinic Newsletter
Comentarios