Escalofriantes relatos de testigos de la masacre en Niza

“Estaba en el suelo cuando vi pasar un camión y escuché disparos a lo lejos. Todo el mundo estaba en pánico, luego vi zapatos, gafas y bolsos tirados en el suelo, todo el mundo estaba huyendo”, dijo el el belga Desmen Germian, de 73 años,

camion

Las imágenes y grabaciones de la masacre que tuvo lugar ayer en Niza (Francia), cuando un chofer arriba de un camión arrolló a más de 80 personas que conmemoraban un nuevo aniversario de la “Toma de la Bastilla”, siguen dando vueltas por el mundo. Del mismo modo, testigos de la tragedia cuentan acongojados el momento de terror que les tocó presenciar.

“La gente empezó a correr e hizo que me cayera al suelo”. “Estaba en el suelo cuando vi pasar un camión y escuché disparos a lo lejos. Todo el mundo estaba en pánico, luego vi zapatos, gafas y bolsos tirados en el suelo, todo el mundo estaba huyendo”, dijo el el belga Desmen Germian, de 73 años, al diario español El País.

“No pude moverme durante un buen rato. Era horroroso. Las mujeres corrían con los carritos mucho más rápido de lo que eran capaces y los niños caían al suelo”, relató esta misma persona.

Otro testigo, Cons Gerard, narró que “hubo gente que se tiró de una altura de tres metros hasta la playa. Corrieron a esconderse debajo del agua por si había algún terrorista disparando”.

“El problema es que no sabías hacia dónde correr. Nosotros nos fuimos tres minutos antes de que pasase el camión porque había empezado a chispear. Nos salvamos de milagro”, confesó.

“El camión era enorme y nosotros estábamos en el suelo intentando salvar nuestra vida. Yo hasta ahora estoy en estado de shock”, fue la versión que entregó a La Tercera, la brasileña Adriana Izzo Ortelano.

Ayer, una vez que se difundió la noticia de este nuevo ataque en tierras galas, una chilena, presente en el lugar, también contó cómo vivió el espanto.

“Habíamos arrendado un carrito de turismo, para pasear en familia por la avenida. Todo iba bien, las niñas disfrutaban y mi marido bromeaba como lo hace siempre, de pronto comenzamos a ver una especie de estampida humana, mucha confusión, desconcierto y las caras de temor en las personas nos daban la señal de que se trataba de algo serio”, dijo Mónica Azurmendi, quien se encontraba con Óscar Vega y sus dos hijas

“Nos bajamos del carro sin entender mucho de que se trataba, vimos la turba de gente y corrimos con ellos en dirección opuesta a nuestra ruta, se veían muy asustados y nosotros poco a poco comenzamos a asustarnos igual, recién luego de correr unas veinte cuadras logramos llegar a un lugar con relativa calma, ahí pudimos conversar con algunas personas y enterarnos de lo que había pasado”, agregó.

The Clinic Newsletter
Comentarios