billetes A1

La Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile se vio envuelta en un fraude millonario generado en 2014 al interior de su entidad, lo que se materializó a través de pagos por servicios que no se habrían prestado.

Según consigna La Tercera, así lo señala una auditoría interna realizada por el establecimiento, donde se habla de la pérdida de 270 millones de pesos.

El hecho escaló a tal punto que la fiscalía de Alta Complejidad Centro Norte formalizó a 10 personas este año, entre las que aparecen el ex jefe de administración y finanzas de la fundación, Manuel olivares Vivanco.

En agosto pasado el ex funcionario declaró ante el Ministerio Público que estas posibles irregularidades involucran a varios empleados y al ministro de Obras Públicos Alberto Undurraga. De acuerdo a su relato, una parte de las lucas habría ingresado a la campaña senatorial del secretario de Estado de 2013.

Sobre su llegada a la FEN, Olivares contó que en 2010 “ingresé a la Municipalidad de Maipú, cuando era alcalde Alberto Undurraga, ya que somos amigos, compañeros de colegio y Alberto es el padrino de uno de mis hijos”.

Agregó que el entonces jefe de gabinete de Undurraga, Miguel Espejo, le avisó que alguien se comunicaría con él para ofrecerle pega de la FEN, lo cual se hizo efectivo.

En su declaración soltó que “en una ocasión Miguel Espejo me llevó a una reunión, en barrio Lastarria, con Luis Felipe Mahaluf, en que Miguel me dijo: ‘Mira, guatón, necesitamos generar dinero para la campaña de Alberto Undurraga’, y me dijo te sumas o no. Me dijo ¿tú tienes claro que eres el que firma todo? Le dije que sí y me dijo que si me pillaban, ellos no me dejarían solo. Yo me sentía el dueño del mundo, estaba ganando más de $ 5 millones, y darle $ 700 mil a Miguel Espejo bajo el pretexto que era para financiar a Alberto Undurraga no me importó, y finalmente dije que sí, que les ayudaría”.

Al ser consultado por los pagos por servicios que no habrían sido prestados, contestó que “esta operación para defraudar funcionó para lo que fue pensada, al menos eso me dijo Miguel Espejo, que el dinero fue a parar a la campaña de Alberto Undurraga”.

Por su lado, indicó que no estaba seguro si el ministro “tenía conocimiento que esta forma era la de obtener dinero para su campaña, pero al menos yo se lo dije en 2013. El me dijo que me ayudaría, que no me dejaría solo. Incluso, él se sentía estafado, porque el dinero no llegó a sus manos”.

Tras su delicada declaración, la Fiscalía se encuentra realizando indagatorias en conjunto con la Policía de Investigaciones (PDI), que apuntan a confirmar por ejemplo, que los involucrados realmente estudiaron juntos en el Colegio San Ignacio, que es como una suerte de nexo entre Olivares, Espejo y Undurraga.