Piscina Edificio

Indignación y malestar en redes sociales ha provocado la difusión del reglamento de un edificio de la comuna de Ñuñoa, donde se prohíbe el uso de la piscina a los empleados de los residentes.

Fue ayer en la tarde que María Gabriela Rubio publicó en su Facebook una imagen con la normativa, comentando que “Estoy enojada. Ayer recibimos un reclamo en el edificio donde vivimos, en la comuna de Ñuñoa, porque la hija de mi nana se estaba bañando en la piscina junto a mis niños. Mi nana fue informada por el conserje del alegato de una vecina que estaba molesta porque ‘la hija de la nana del 85 estaba usando la piscina’ lo que iría contra el reglamento del edificio”.

La mujer dijo que se llevó tremenda sorpresa cuando pidió el reglamento y en el punto 14 decía que “se prohíbe el uso de la piscina al personal de empleados del edificio, como igualmente a sus familiares. Quedan incluidos dentro de esta prohibición, los empleados de servicio de los señores residentes y sus familiares”.

Ante la evidente discrimnación Rubio reclamó en su perfil de Facebook, manifestando que “¿Qué????!!!!! Cómo es posible que un grupo de personas defina quienes pueden o no pueden ser invitados por los “señores residentes”???? Según ese mismo reglamento los residentes pueden tener un máximo de 2 invitados a la piscina. Ahhh pero que los invitados no vayan a ser los hijos de la nana o del conserje porque para eso han creado una prohibición especial. Esto es pura y dura DISCRIMINACIÓN. No hay ninguna razón fundada para una cláusula de este tipo. ¿Qué diferencia hay entre mis hijos, los hijos de esa vecina que reclamó y los hijos de mi nana a los que siempre hemos invitado a la piscina???”.

La mujer asegura que sabe perfectamente quien es la vecina que reclamó, dedicándole un mensaje. “Que triste tu actitud y tu cara de raja. Tú que alegas contra los hijos de mi nana, que reclamas porque las nanas no deben usar las sillas de la terraza, te recuerdo que son esas mismas nanas las que cuidan y vigilan a tus niños mientras estás absorta en tu celular mirando Facebook o hablando por Whatsapp” escribió Rubio.

Su reclamo tiene 1200 comentarios en la red social de Mark Zuckerberg y ha sido compartida más de 2.900 veces. La gente habla de “asco” por la situación y tratan de “siúticos” a los creadores del reglamento.