luksic rivas-a1

Durante la mañana de este lunes se desarrolló en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, la audiencia del juicio oral en contra del desaforado diputado Gaspar Rivas, todo esto luego de que el empresario Andrónico Luksic interpusiera una querella por injurias graves con publicidad en contra del legislador.

A su llegada al Centro de Justicia, el desaforado Rivas avisó a todos los medios que no se retractaría ni le ofrecería disculpas a Luksic por la lluvia de chuchadas que le lanzó tanto en la sala de la Cámara Baja y posteriormente en una entrevista otorgada a este pasquín, donde trató al empresario como un completo “hijo de puta” y “delincuente”.

“No voy a retractarme. Como buen chileno, moriré con las botas puestas”, lanzó el parlamentario, al mismo tiempo que aseguró que “me parece que aquí en definitiviva el juez prioritario tiene que ser la opinión pública”.

A renglón seguido, indicó que “me presento a este juicio con el juicio moralmente ganado”.

“Mantengo mis dichos, no me arrepiento y no los voy a retirar”, cerró.

Por su parte, Luksic llegó sin entregar declaraciones respecto al caso.

Pues bien, durante la audiencia la defensa de Luksic arremetió con que Rivas “traspasó todos los límites de una sociedad civilizada y traspasó todos los límites de la sociedad política. Queda en evidencia que lo único que busca es la intención clara de querer dañar el honor de nuestro cliente”.

Desde la otra esquina, los abogados defensores del desaforado diputado lanzaron que sus comentarios “fueron producto de un ánimo exacerbado”.

A su vez, enfatizaron que “injuriar e insultar son palabras con significados distintos”.

Llegado el turno de hablar de Luksic, el empresario -como cualquier otro, pero poderoso- aseguró en reiteradas oportunidades que Rivas jamás le ofreció disculpas por los que calificó como insultos, al mismo tiempo que admitió sentirse profundamente herido por los hechos en cuestión.

“Me siento tremendamente herido, sorprendido. Encuentro penoso que estemos cayendo en este tipo de cosas con un diputado de la República”, lanzó la cabeza del Banco de Chile, quien aseguró que nunca había oído hablar de Rivas hasta este entonces cuando se desató la polémica.

Añadió que “he sido insultado en mi honra personal por una persona que no había conocido nunca en mi vida, no conocía su existencia hasta que me informé de todos los distintos insultos que fui objeto por parte del diputado Rivas…nunca he hablado con el señor Rivas”.

No tranquilo con eso, repitió que este hecho ha sido “terriblemente doloroso en lo personal y en lo familiar”, recordando que “hace muchos años que nadie con ese vehemencia, repetidas veces, ratificado públicamente, me había llamado un hijo de puta, y por eso que estoy acá”.

En medio de la audiencia, Luksic agarró el diario The Clinic del pasado 28 de abril, en la que aparece photoshopeado en una imagen de King Kong. A ella le acompaña el siguiente titular: “Habla King Kong: Soy un humano como todos ustedes”. En dicha edición aparece justamente la entrevista en cuestión que otorgó el diputado desaforado a este pasquín.

“Podría haber dicho que era un culiao, pero se hubiera defendido diciendo ‘nadie me ha fornicado’”, leyó Luksic, trayendo a colación lo que dijo Rivas en su contra a través del diario The Clinic.

Cabe decir que al término de la audiencia, el empresario se retiró en medio de una funa ciudadana que le gritó en reiteradas ocasiones: “No a Alto Maipo, no a Alto Maipo”.

Diputado Gaspar Rivas: “Podría haber dicho que era un culiao, pero se hubiera defendido diciendo ‘nadie me ha fornicado'” – The Clinic Online