pato navia TW

El cientista política, Patricio Navia, se sometió al tradicional “manifiesto” del diario La Tercera, bloque en el que habló sobre las tallas desubicadas de Sebastián Piñera, la imagen que tiene de Alberto Mayol y Axel Kayser, y de la independencia que debe tener un ser humano.

Sobre lo primero, señaló sin pelos en la lengua que “Sebastián Piñera siempre te dice tonteras. Es un tipo con muy poca inteligencia emocional. Una vez me lo encontré, preguntó si me iba de viaje, le dije que sí y me respondió: ‘No se preocupe, yo le cuido a su esposa’. Siempre hace esas tallas desubicadas”.

Añadió que “si me das a elegir, para irme sentado al lado dentro de un avión, prefiero a Bachelet. Ella sabría que quieres ir en silencio un rato y no te va a molestar. Piñera, en cambio, te va a interrumpir cada cinco minutos con sus chistes”.

Precisó eso si que “para manejar el avión prefiero a Piñera”.

Respecto a la figura de Mayol, el columnista afirmó que “me recuerda a los pastores evangélicos que predican el fin del mundo. En 2011 anunció que se acababa el modelo y ahora anuncia que se acaba la elite. Sigue prometiendo lo mismo, como los brasileños que intentan predecir los terremotos”.

Agregó que “es igual a Kaiser, que dice que en cualquier momento vienen los comunistas a comerse a los niños. Ambos son activistas y no académicos”.

Al ser consultado por su forma de ser, Navia contestó que ]”no me siento una persona ególatra ni vanidosa. No me creo más de lo que soy, tomo todos los días el metro para ir a trabajar. Tengo ciertas credenciales y una carrera académica respetable, pero son cosas que no tengo por qué echárselas en la cara a la gente”.

El cientista político también se refirió a la existencia de la cuenta troll que posee y que se llama Duck Navia: “Si no tienes una buena cuenta troll en Twitter no eres nadie. Los trolls son admiradores que te dedican mucho tiempo. Son tipos enamorados de ti, como los niños que empujan a las compañeras que les gustan. La cuenta de Duck Navia es muy buena. Esa persona tiene todo mi respeto, admiración y agradecimiento. Lo tomo como una especie de homenaje”.

Otro punto que abordó fue la independiencia que deben tener los seres humanos a medida que pasan los años. En esa línea aseguró que “encuentro una vergüenza los hijos mamones, que tienen más de 20 años y viven con sus padres. Yo dejé de vivir con los míos a los 18 años. Trabajaba, estudiaba y pagaba mis cosas. A esa edad hay que irse. ¿Te van a estar lavando la ropa? ¿Te van a hacer la comida? Ponlo así: si no vives solo, no tienes derecho a voto. A mi hijo lo voy a educar de esa manera, para que sea independiente”.

Antes de finalizar, Navia recordó una anécdota que vivió tras el llamado de una periodista. “Una vez un periodista se enojó porque no le di mi correo electrónico. Yo estaba en Nueva York, me llamó por teléfono y me preguntó si me podía hacer unas preguntas. Le dije que me escribiera un correo, que estaba ocupado. Me preguntó mi dirección y no se la di. ¿Por qué me voy a arrepentir de eso? ¿Te puedes conseguir el teléfono de alguien y no su e-mail? ¡Hay que ser bien ahueonado!”, cerró