Defensa de Leonardo León busca rebajar la medida cautelar que decretó prisión preventiva para el académico

El abogado del ex académico de la U. de Chile, Ramón Sepúlveda, presentó un recurso para apelar a la determinación del juez Sergio Brustavo del Juzgado de Garantía de Quilpué que, en la audiencia del 2 de febrero, decretó la prisión preventiva a Leonardo León Solís por supuesto abuso sexual a su hija cuando ésta era menor de edad. El defensor solicita sustituir esta medida por una menos gravosa aludiendo a la calidad docente del inculpado y a la vaguedad en los testimonios entregados por los querellantes.

A las 22:34 horas de ayer, el abogado Ramón Sepúlveda Castillo acudió al juzgado de Garantía de Quilpué a presentar un documento que busca revocar la decisión que mantiene a su defendido, Leonardo León Solis, con el régimen de prisión preventiva tras la audiencia del pasado 02 de febrero, donde fue formalizado junto a su pareja -Marisol Videla- por el delito de abuso sexual en carácter de reiterado en contra de su hija cuando era menor de edad.

La medida fue impuesta por el magistrado Sergio Brustavo de Quilpué, quien tomó la decisión luego de escuchar los argumentos de la defensa de la hija de León y de Videla y las pruebas de la fiscalía, donde se encuentran el testimonio de la víctima contenido en el informe del Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales (CAVAS) de la PDI. En dicho informe, tal como informó The Clinic Online, se concluye que la víctima no persigue una ganancia secundaria tras la denuncia y que los efectos psicológicos del maltrato sólo disminuirán parcialmente.

La querella presentada el 14 de diciembre de 2016 denuncia que los abusos sexuales contra C. se cometieron desde que ella tenía 6 años y hasta 2015 y fue presentada cuando ella era mayor de edad. Según los detalles del informe CAVAS, los encuentros entre el profesor León y la menor fueron en Santiago, Quilpué y una casa de veraneo en Guanaqueros, en los momentos en que la mamá de la denunciante le daba a León acceso a la menor debido al régimen de visitas establecido.

Esta acción judicial se interpuso luego de una terapia guiada por una psiquiatra donde C. comenzó a liberar recuerdos traumáticos de su infancia donde su padre era el principal agresor. La menor fue apoyada por su tía Paulina –hermana de su madre- y su abuelo materno, que entregaron una serie de antecedentes que derivaron en la acción penal que hoy condena a Leonardo León.

LA DEFENSA DE LEÓN

Toda la historia comenzó a destrabarse luego de que C. protagonizara una pelea con su mamá en mayo de 2015 que la dejó con un traumatismo superficial en la cabeza, según la constatación de lesiones en la Clínica Indisa. Ese día se comunicó con su tía y le dijo que no quería seguir viviendo con ella, pues era constantemente maltratada en su hogar. A partir de eso y tras un juicio en los tribunales de familia, su tía logró quedarse con su tuición -en ese tiempo C., era menor de edad- y poco a poco le fue relatando su historia.

La defensa de Leonardo León desacredita todo lo argumentado por la menor y solicita que se rebaje la medida cautelar en su contra por la colaboración del imputado en el proceso judicial; no posee antecedentes penales previos ni ha sido parte de procesos penales por delito alguno; señala una contradicción entre las declaraciones entregadas por los testigos y alude a la demora en la diligencia por parte del Ministerio Público en la investigación de los supuestos hechos imputados a León. Además, asegura que la adolescente podría encontrarse motivada por otras razones para vivir con su tía, Paulina Videla, por razones socioeconómicas y condiciones más permisivas respecto de las que tenía con sus padres.

The Clinic Newsletter
Comentarios