Desde que asumió en diciembre del 2015, el presidente argentino Mauricio Macri suele referirse a la realidad de otros países como es el caso venezolano, donde sostiene que no existe un gobierno libre. Es por eso que al ser consultado, aseguró que: “Basta de eufemismos, Venezuela no es una democracia”.

En una entrevista con el Pais, contó por qué apoya a las naciones latinoamericanas a deslegitimar la administración de Nicolás Maduro y afirmó que desea ayudar al país caribeño para que salga de su crisis.

“Los argentinos lo vivimos de cerca porque el kirchnerismo nos llevó al borde de chavizar la Argentina y tuvimos que luchar mucho para evitarlo. Sé lo que está sufriendo el pueblo venezolano, creo que lo que hay que seguir es una posición firme, sin eufemismos, diciendo que en Venezuela no se respeta la democracia, los derechos humanos. Ayudaremos donde podamos a que se salga de este conflicto social, político y económico”, aseguró.

De la misma manera, Macri sostuvo que la condena a Leopoldo López confirmó su condición de “pseudodemocracia” porque culpa al mandatario venezolano de no querer concretar una transición hacia las elecciones libres: “Nuestra canciller y nuestro Gobierno siempre mostró vocación de tratar de ayudar a un proceso de transición para que se vuelva a elegir democráticamente en Venezuela. Apoyamos el referéndum pero el presidente Maduro se opuso, y ahí estamos”.

También alentó a que Sudamérica permaneciera unida en estos tiempos a través de distintos acuerdos como la Alianza del Pacífico y promovió a hacer acuerdos con la Unión Europea (UE).

“Hay una oportunidad con el Brexit de acelerar la relación con la UE. Tenemos una actitud muy abierta y de lograr puentes con la mayor cantidad de países y bloques con el mundo”, dijo.

“Todo está en movimiento, como hace mucho que no se veía en el mundo”, añadió Macri en relación a la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos y explicó que se le debe dar tiempo, tal como recomendó el Papa Francisco.