Torpeza, sorpresa, molestia, aprovechamiento político, fracaso, son algunos de los calificativos que se escucharon en los pasillos del Congreso luego de la sorpresiva renuncia de Andrés Gómez-Lobo como titular de la cartera de Transportes justo el día que se votaba su interpelación en la Cámara.

El diputado DC Mario Venegas fue quien utilizó la palabra torpeza, ya que -según dijo- deja el cargo de ministro justo el día que la derecha pretendía que se aprobara la interpelación.

“Nos pone a todos en una situación bastante compleja”, sinceró Venegas, quien admitió que no tenía una muy buena evaluación del exministro de Transportes.

Desde la bancada del PPD, el diputado Ramón Farías ofreció una opinión diametralmente opuesta a la de su colega DC.

“Nos toma absolutamente de sorpresa, lamento la renuncia del ministro, se la estaba jugando por hacer las cosas bien”, dijo.

Junto con lamentar las declaraciones del UDI Jaime Bellolio, tildándolas de oportunistas, afirmó no estar de acuerdo con Venegas, pues al hablar de torpeza -exclamó- refería también que el actuar de la Jefa de Estado había sido torpe. “Eso no se lo voy a aceptar”, lanzó.

Bellolio, por su parte, confirmó que la oposición retirará la interpelación, pero que seguirá atenta el devenir de la nueva gestión.

“Él ha renunciado, por supuesto que nosotros vamos a retirar dicha interpelación, la mantendremos en suspenso para ver cuáles serán los nuevos antecedentes que presentará la nueva ministra”, dijo Bellolio durante su intervención en el hemiciclo.

“Lamento la oportunidad de no haber podido debatir sobre el transporte público de Chile, especialmente el Transantiago, que es la peor política pública conocida por la historia de Chile, en donde el ministro que recién renuncia de alguna forma lo que hace es ratificar el fracaso total del Transantiago”, arremetió.

Haciendo frente a las acusaciones de aprovechamiento político, defendió no buscan un “montaje ni show político, sino que iba a ser sobre las evidencias (…) Vamos a esperar que la nueva ministra pueda asumir y que ella pueda cambiar el rumbo del Transantiago, es absurdo que yo le criticara la gestión a la actual ministra cuando tiene una hora de asumida”.