Transcurridas algunas horas desde que el Tribunal Supremo anunciara el cese de las funciones del Parlamento, el gobierno de Venezuela se refirió al hecho a través de una declaración pública emanada por la Cancillería. Se defiende el oficialismo y afirma que no hay ningún golpe.

“Es falso que se haya consumado un golpe de Estado en Venezuela. Por el contrario, sus instituciones han adoptado correctivos legales para detener la desviada y golpista actuación de los parlamentarios opositores declarados abiertamente en desacato a las decisiones” del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), indicó el ejecutivo.

Mientras tanto, el jefe de la OEA, Luis Almagro Almagro pidió que se convoque una sesión para aplicar la Carta Democrática al gobierno de Nicolás Maduro.

El funcionario solicita que se consideren sus informes críticos sobre Venezuela, con fecha 30 de mayo  de 2016 y 14 de marzo de este año, “así como los efectos sobre el orden constitucional democrático de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela”.