La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, denunció que en la reciente decisión del Tribunal Supremo -que cesó la labor del Parlamento-  “se evidencian varias violaciones al orden constitucional y desconocimiento del modelo de Estado consagrado en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

“Es mi obligación manifestar ante el país mi alta preocupación por tal evento (las sentencias)”, subrayó la jefa del Ministerio Público durante la presentación de un informe.

Las declaraciones de la jefa de la fiscalía se producen después de que el gobierno de Maduro, a través de la Cancillería, dijera que “es falso que se haya consumado un golpe de Estado en Venezuela. Por el contrario, sus instituciones han adoptado correctivos legales para detener la desviada y golpista actuación de los parlamentarios opositores declarados abiertamente en desacato a las decisiones”. Y que existe una especie de “arremetida de los gobiernos de la derecha intolerante y pro-imperialista (…) dirigida por el Departamento de Estado y los centros de poder estadounidenses”.

Mientras tanto, tanto la OEA como varios gobiernos de la región han manifestado su rechazo a la medida del gobierno de Maduro.

En esa línea, el titular del organismo, Luis Almagro, ha convocado a un reunión urgente para revisar la situación de Venezuela.