El presidente de Brasil, Michel Temer, aseguró hoy en una entrevista a ‘O Estado de Sao Paulo’ que es víctima de un plan preparado por bandidos que saquearon el país y quieren salir impunes, después de ser acusado de corrupción por los dueños de la empresa cárnica JBS.

“He sido víctima de bandidos que saquearon el país en los gobiernos pasados y no obtuvieron acceso al nuestro. Y negociaron un acuerdo por el que quieren salir impunes”, sostuvo Temer.

Temer negó de nuevo haber dado el aval para la supuesta compra de silencio del expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, preso por corrupción, y expresó su extrañeza de que la confesión de JBS ante la justicia haya sido firmada en el “momento en el que la economía empieza a recuperarse”.

El presidente afirmó al diario que recibió a Joesley Batista, uno de los dueños de JBS, en su residencia oficial el pasado marzo después de la insistencia del empresario y señaló que consideró extraños los temas abordados.

En el diálogo, que fue registrado por Batista y entregado a la Fiscalía, el empresario narra una serie de ilegalidades delante de Temer y en un momento determinado, según la Fiscalía, el presidente da aval para silenciar a Eduardo Cunha mediante sobornos.

El presidente cuestionó hoy, en un discurso a la nación, la validez de la grabación después de que peritos contratados por medios locales dijeran que la pieza sufrió varias ediciones antes de ser entregada a la Fiscalía.

No obstante, según Folha de Sao Paulo, la parte más polémica del diálogo, en la que supuestamente Temer le da aval a Batista para comprar el silencio de Cunha no sufrió modificaciones.

El mandatario volvió a descartar su renuncia, solicitada por sectores de la oposición, y subrayó que intentará recomponer su base aliada para aprobar un importante paquete de reformas, que incluye la modificación del sistema de pensiones y jubilaciones.

“Quieren echarme para continuar con las mismas reformas que yo propuse, con mi programa. ¿A quién le interesa desestabilizar al gobierno?”, agregó.