Las mejores frases del renovado Francisco Anderson Huaiquipán: “Fumé marihuana cuando jugaba y nunca me pillaron”

“Cuando estuve en mi mejor nivel, hacía lo que quería. En la semana me amanecía tres o cuatro días. Tomaba todos los días. Cuando te sientes con fama, te sientes con dinero, a pesar de que no gané mucho, haces cosas que no tiene que hacer un futbolista. Hoy, te repito, puedo decirle a ese niño lo que no debe hacer. Y cuál es el camino correcto”, explica el redimido Huaiquipán.

El exfutbolista profesional Francisco Anderson Huaiquipán se confesó este domingo con La Tercera y contó sobre su nueva vida, alejada de los excesos y las drogas, entrenando a niños en una Escuela de Talentos en Maipú, en unas canchas ubicadas en la esquina de las calles Libertad y República.

Ahí le enseña de su experiencia como jugador profesional, la misma que asume no se tomó en serio y que fue más breve de lo que él hubiese querido. También confesó lo mal que le hizo haber entrado a participar a realitys de televisión.

“Me afectó mucho. Cometí muchos errores. Estuve metido en los realities. Del fútbol pasé a programas de televisión y no muchos jugadores han vivido eso. No tengo una explicación. En los realities me mostraban como agresivo, de un carácter fuerte. Era así, pero no siempre. Discutía por nada y hoy no. Con Mitzi somos una pareja muy feliz. Ella me apoyó siempre y no le hice caso. Me pregunta por qué no cambié cuando estaba en plenitud. Dios sabe cuando escogerte. Tuve que pasar muchas cosas en mi vida y me escogió ahora. Ahora me felicita y me dice que con mis actos demostraré de qué soy capaz. Tengo ganas de ver que el niño patea y corregirlo. Y que el papá vea cómo progresa”, dice ahora el profesor Huaiquipán.

El exfutbolista, hoy de 38 años, abordó sin pelos en la lengua lo que hizo como futbolista profesional y cómo se fue por el despeñadero. “Fumé toda mi vida y nunca se supo. Por eso te digo que hoy tengo toda la autoridad de mi Dios amado de decir que sí fui un consumidor. Por eso le puedo hablar a ese niño de 16 años que consume, porque sé lo que siente. Yo lo sentí. Ese niño no siente lo que yo sentí, el Espíritu Santo, que es algo maravilloso, algo sobrenatural. Ha cambiado mi vocabulario, mi forma de ser. Puedo explicarte muchas cosas. Ese terreno que me donaron. Hay empresas que me están ayudando”, explicó.

Y sobre su adicción, lo contó todo. “Fumé marihuana cuando jugaba y nunca me pillaron. Hay secretos para que esas cosas no aparezcan en los controles. Desde chico me las comentaron. Ya está, ya fue. Hoy soy otra persona. Por eso están estos papitos acá”, dijo sobre los apoderados de sus alumnos.

“Cuando estuve en mi mejor nivel, hacía lo que quería. En la semana me amanecía tres o cuatro días. Tomaba todos los días. Cuando te sientes con fama, te sientes con dinero, a pesar de que no gané mucho, haces cosas que no tiene que hacer un futbolista. Hoy, te repito, puedo decirle a ese niño lo que no debe hacer. Y cuál es el camino correcto”, explica el redimido Huaiquipán.

Sobre su nueva vida, más religiosa y donde agradece todo a Dios, el exvolante campeón en la quiebra con Colo Colo cuenta cómo se reformó. “He dejado muchas cosas. Fumaba mucho, dejé la droga, el alcohol. Soy una nueva criatura. Estoy puro de alma y de corazón, íntegro de mente. Quiero estar para toda la vida con mi familia. Cometí muchos errores. Como jugador, también. Esos que no quiero que cometan estos niños, que viven en poblaciones y eligen el camino más fácil. Hay muchos niños talentosos que hay que aprovecharlos”, señala.

Por lo mismo, el exvolante de Magallanes, Everton, Antofagasta, Rangers, entre otros, contó sobre el proceso de dejar los vicios de lado para reformarse. “Nunca quise referirme a todo esto. Y si te lo digo ahora es por la autoridad que me da Jesucristo, enfrente tuyo. No tengo vergüenza. Al contrario. Creo que me engrandece mucho más, porque así tengo la autoridad para decirle al padre qué quiero para su hijo. Hace un tiempo, era imposible. Me iba a ver mal de todas formas, con olor a cerveza o vino. También fumaba mucho”.

“Dejar todo de la noche a la mañana es tremendo. Es la voluntad de Dios la que se hizo conmigo. Hoy soy una persona nueva, juego como si tuviera quince años. Estoy feliz. No tengo muchas palabras. Es algo sobrenatural lo que me está pasando. Sólo hay que amar a Dios, agradecerle día a día. Los tiempos de Dios están cerca y creo que soy un escogido en el último tiempo. Por eso, estoy muy feliz, muy contento y creo que esto será algo maravilloso”, agregó.

The Clinic Newsletter
Comentarios