El escritor Ray Loriga (España, 1967) afirmó que “los nuevos tiempos son los que deben adaptarse a la buena literatura” durante la presentación de su última novela, ‘Rendición’, en un céntrico café de Santiago.

“Mi relación con lo moderno es la misma que he tenido siempre, de extrañeza. Cuando empecé también la tenía y nunca he sabido muy bien qué es lo moderno, ni lo posmoderno, ni lo literario ni lo metaliterario. Lo que sí creo es que sé diferenciar es la buena literatura. Son los nuevos tiempos los que se deben adaptar”, afirmó Loriga en entrevista a Efe.

El autor español, que se encuentra en la capital de nuestro país embarcado en la promoción por toda Latinoamérica de “Rendición” tras ganar el Premio Alfaguara, indicó que ha regresado a la pasión que le trae la literatura para escribir su última obra.

“El proceso de creación ha sido impreciso pero constante. Se empiezan a crear rumores en la cabeza, un caldo de cultivo donde de pronto surge una idea propia, que es importante dentro de la escritura. Aunque no sea original, porque ya no queda nada original entre lo escrito”, explicó.

Sin embargo, el camino para que ‘Rendición’ viera la luz no fue fácil: lo más difícil, según el novelista, fue encontrar una voz para la obra que “supusiera la mínima diferencia importante” para añadir un libro más a su lista, para que tuviera el ‘sello Loriga’.

“El acto de escribir, aunque sea muy idéntico en el día a día, es una aventura distinta en todos los libros, en cada frase. De hecho, es difícil sentir la rutina porque todo tiene un nivel de vértigo y de riesgo”, señaló.

‘Rendición’ cuenta una historia de “de una sociedad transparente que quizá encierra algunas trampas que no se ven tan fácilmente” y que le ha valido a Loriga la comparación del jurado del Premio Alfaguara con escritores de la talla de Orwell y Kafka.

“Qué más quisiera yo que acercarme a ellos. Desde luego está cerca de mis ambiciones, no de mis logros”, bromeó Loriga.

Las trampas que plantea el escritor español se encuentran en cosas como que la sociedad asocie la felicidad a “cosas concretas como los objetos de consumo”, algo que dista mucho de su mentalidad actual.

“La felicidad depende de lo que cada uno quiera conseguir en cada momento. Y para mí ahora reside en estar aquí en Chile, con amigos y tan contento”, incidió.

El escritor negó la literatura del país austral necesitase una personalidad como él, siempre relacionado con Bukowski y Carver, y mencionó al escritor Alberto Fuguet como una de sus figuras.

Durante su estancia en la capital chilena, por la que pasó antes de poner rumbo a Perú para continuar con la promoción de ‘Rendición’, Loriga aprovechó para llenar la maleta de libros de autores chilenos que le han recomendado amigos y libreros y entre los que espera encontrar “sorpresas muy agradables”.

“Admiro todas las victorias futuras de la literatura. Esto sigue y estoy deseando ver lo que se escribe mañana. No lo que produzco yo, sino lo que hacen otros” concluyó.