Ha sido elocuente la desigualdad en el trato, dice Marco Enríquez-Ominami, quien en conversación con radio Cooperativa se queja de, por ejemplo, la diferencia del Ministerio Público para con Sebastián Piñera.

“No tengo ninguna relación con ningún delito, como ha quedado demostrado después de dos años (de investigación). No hay ningún ilícito en ninguno de los temas con que se trató de vincularme, y es muy elocuente la desigualdad de trato entre el ex Presidente Piñera -candidato también- que recurrió a herramientas mucho más dudosas y discutibles”, plantea a la emisora radial, horas después de haberse quejado de lo propio en el programa de Chilevisión “Tolerancia Cero”.

ME-O insiste que el  “trato es completamente desigual”, y argumenta que “es incomprensible que el único candidato presidencial formalizado sea yo y no Bachelet ni Piñera, si todos sus administradores (de campaña) están formalizados y condenados incluso. El de Bachelet (Giorgio Martelli) está condenado y mi administrador electoral (Carlos Muñoz Valle) no está ni formalizado ni investigado ni condenado. Sin embargo, el formalizado soy yo”.

Hecho el punto, el exdiputado dirige sus dardos hacia el titular del caso SQM, Pablo Gómez, a quien llama “el fiscal de Piñera”.

Anoche, en el programa de Chilevisión y mientras también se refería a lo que considera un trato desigual por parte de la fiscalía, ME-O mostró una foto en que aparecía el fiscal Gómez junto a su mujer Patricia Pérez (exministra de Piñera), el exmandatario y los también exministros Cecilia Pérez y Rodri Pérez Mackenna.