Bielsa se aferra a un crucifijo en dramática clasificación del Lille

Marcelo Bielsa da las instrucciones a su equipo. El Lille acaba de empatar 2-2 en los 90 minutos con el Valenciennes por los octavos de final de la Copa de la Liga en Francia. Hay que ir a penales. El rosarino los nombra. Uno a uno. El traductor lo sigue. “¡Con mucha confianza! ¡Con mucha confianza!” arenga el “Loco”.

Luego viene la tanda desde los doce pasos. Bielsa se ve inquieto. Está nervioso. En la Liga le ha ido mal, por lo que un revés en la Copa lo dejaría contra las cuerdas. Se agacha, sufre. Se aferra al crucifijo que le cuelga del cuello y comienza a rezar.

Bielsa casi que no se da cuenta, pero el Lille termina clasificando por 5-4. Viene un respiro. Camina hacia el campo de juego. Va con la cabeza mirando el suelo, pensando en lo que viene. Acaba de zafar de lo que pudo haber sido una tragedia, porque le empataron en el minuto 91.

Comentarios