Un cortometraje de la cruda vida de un toro es lo que alguna vez irritó y terminó enojando al general y dictador de España, Francisco Franco.

Se trata de Ferdinando El Toro, una producción animada, que hablaba de una España violenta que atacaba a un toro que parecía manso.

De acuerdo a una nota de Yorokobu, Franco pensaba que el corto era parte de una maniobra política en favor del pacifismo y la República.

Es por esto que la difusión del material audiovisual estuvo prohibida algunos años en España y sólo en el año 1964 algunos lo pudieron ver, aunque con una versión censurada.

Las malas lenguas dicen que a Franco no le gustó nada cuando el cortometraje logró un Oscar en el año 1939.