Una batalla al más puro estilo del “todo vale” protagonizaron José Antonio Kast y César Leiva, uno de los creadores de los personajes Gastón y Nova del Ministerio de Energía.

¿La razón? Resulta que el ex candidato presidencial reaccionó molesto luego de que el cerebro detrás de estos “monitos” anunciara que no continuará trabajando en dicha cartera ahora que Sebastián Piñera fue elegido como nuevo Presidente.

En este sentido, Kast lo acusó derechamente de ser un “operador político del gobierno de turno”.

“Lamentable que una buena idea, como promover eficiencia energética, se haya usado políticamente y luego de gastar recursos públicos, ‘creativos se la quieran apropiar’. Al final, Gaston y Nova terminan siendo operadores políticos del Gobierno de turno y no una política de Estado“, dijo el diputado.

Añadió tajante que “a los operadores políticos hay que sacarlos del Estado. Necesitamos gente que trabaje por Chile, no por sus propios intereses”.

Leiva, en tanto, no la dejó pasar y contestó un misil con dirección a Kast: “estás bien traumado con eso de los ‘operadores políticos’. Una cosa es tener pensamiento y convicciones políticas (las tengo) y otra muy distinta ser OOPP. Ni siquiera militó en un partido. ¿Qué crees que un trabajador no puede tener postura política?”.

A renglón seguido, explicó que existe una razón de peso para no quedarse a trabajar con la derecha: “Se pasan por la raja su tan mal usada meritocracia. Entré por concurso público y no soy ni fui operador político. Ningún respeto @joseantoniokast”.

Lejos de apagar el incendio, el ex UDI disparó que Leiva tenía pensado continuar con estas animaciones en una ONG: “Aquí otra razón muy importante. Seguir lucrando en una ONG con el ‘resguardo’ de algo que fue financiado con los fondos de todos los chilenos“, criticó.

En este punto el community Manager le aclaró a Kast que “el Estado, los Municipios, las Corporaciones oficiales, las Instituciones semifiscales o autónomas y las personas jurídicas estatales serán titulares del derecho de autor respecto de las obras producidas por sus funcionarios en el desempeño de sus cargos”.

Precisó que “sin embargo, mediante resolución del titular podrá liberarse cualquiera de dichas obras, para que formen parte del patrimonio cultural común”.