Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

14 de Enero de 2018

Diplomáticos estadounidenses en problemas tras declaraciones ofensivas de Trump

Ante el desacierto rotundo de Trump tras hablar de "países de mierda" -como señaló primeramente The Washington Post-, desde el Departamento de Estado les aconsejaron a sus diplomáticos que no intentaran reparar los daños provocados por Trump ni paliar o matizar el contenido ofensivo de sus palabras, sino que se enfocaran en las relaciones concretas entre los países en cuestión y Estados Unidos, las áreas comunes de colaboración, y resaltaran la importancia de dichos vínculos como un bien que no debiera verse resquebrajado por las declaraciones desacertadas del presidente ni de nadie.

Por

No cesa la ola de indignación levantada desde distintos frentes luego de que el pasado jueves el presidente estadounidense Donald Trump calificara, según información difundida primeramente por The Washington Post, de “países de mierda” a El Salvador, Haití y otras naciones africanas.

En la conversación, celebrada con diversos senadores en el Despacho Oval de la Casa Blanca, el mandatario republicano rechazó encontrar alguna salida a la eliminación del programa Estatus de Protección Temporal (TPS), que confiere protección legal a inmigrantes de estos países. Como resultado, unos 200 000 salvadoreños que residían en Estados Unidos desde 2001 tendrán que volver a su país de origen.

Según destacó The New York Times, en otro momento de la charla Trump concluyó que los haitianos “tiene sida” y que, una vez que llegaran a Estados Unidos, los nigerianos no querrían regresar a “sus chozas” nunca más.

El Ministro de Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, no respondió de manera enérgica, tras declarar que “desde la Cancillería siempre emitimos reacciones con base a información oficial confirmada. Esperamos que las autoridades de Estados Unidos confirmen o nieguen las frases que se le atribuyen al presidente Trump”.

Luego, Martínez básicamente se limitó a recordar que tanto el jefe de la obra de reconstrucción del Pentágono como buena parte de los trabajadores que reconstruyeron Nueva Orleans en 2005, tras el paso del huracán Katrina, eran salvadoreños.

Sin embargo, los embajadores estadounidenses de países como Senegal y Bostwana, además del principal representante de Washington en Haití, donde no hay embajada norteamericana, sí fueron convocados a comentar las palabras de su presidente.

Ante el desacierto rotundo de tales declaraciones, desde el Departamento de Estado les aconsejaron a sus diplomáticos que no intentaran reparar los daños provocados por Trump ni paliar o matizar el contenido ofensivo de sus palabras, sino que se enfocaran en las relaciones concretas entre los países en cuestión y Estados Unidos, las áreas comunes de colaboración, y resaltaran la importancia de dichos vínculos como un bien que no debiera verse resquebrajado por las declaraciones desacertadas del presidente ni de nadie.

Según cita El Nuevo Herald, Grant Harris, quien comandara la política Africana en la Casa Blanca durante la administración Obama, cree “que solo debes de aceptarlo. Es casi imposible para los diplomáticos decir algo que pueda hacer sentir mejor al gobierno de cualquier país africano (…) Así que dices que el gobierno de Estados Unidos está comprometido en ser un fuerte socio y en que las acciones dicen más que las palabras”.

Trump se ha defendido inculpando a los demócratas por difundir información falsa. “Tengo una relación maravillosa con los haitianos. Probablemente debería grabar futuras reuniones, desafortunadamente, ¡no confío!”, añadió.
No obstante, Raj Shah, portavoz de la Casa Blanca, no negó en un comunicado las palabras atribuidas al mandatario.

Notas relacionadas