En acápite de una entrevista que concede a El Mercurio, el canciller Heraldo Muñoz, habla sobre Venezuela. Dice que si bien son los propios venezolanos los que deben resolver sus problemas, la región “no puede mantenerse indiferente frente a violaciones a los derechos humanos y al deterioro de la democracia en un país”.

En ese sentido, sostiene que la evidencia es demasiado contundente como para “tener que mencionar todo lo que ha pasado”.

Entonces se le pregunta si considera que hay ahí una dictadura. Muñoz no responde directamente, pero sostiene que: “es inútil el calificar a un país si es dictadura o no. Lo concreto es que no es una democracia. No es una democracia como la conocemos como está establecido en la Carta Democrática de las Américas. No sacamos nada con concordar una definición si no hay acciones para revertir lo que pasa, y para que haya una salida electoral, política y pacífica”.