Brian Chen escribe un artículo en The New York Times que titula “Esto es todo lo que Facebook guarda sobre ti”.
En el texto, parte diciendo que como tantos, o quizá como pocos, casi no publica ni le da demasiados clicks a los anuncios en esa red social. Aun así, y de ahí la médula del relato, dice que cuando descargó los datos de su cuenta halló una caja de Pandora.

“Con unos clics descubrí que alrededor de 500 anunciantes –muchos de los cuales no sabía absolutamente nada, como Bad Dad (tienda de partes de motocicletas) o Space Jesus (una banda de música electrónica)– tenían mi información de contacto; eso incluye mi correo electrónico, número telefónico y nombre completo. Facebook también tiene los datos de todos mis contactos y hasta el número con el que puedo abrir a distancia la puerta del edificio de apartamentos en el que vivo. La red social hasta mantiene un registro de unas cien personas a las que eliminé como amigos en los últimos catorce años… incluidas mis exparejas”, es como la narra.

Chen afirma que tantas son las cosas que Facebook sabe sobre él, muchas más de las que quisiera, que entonces decidió entender cómo funciona el asunto.

En esta parte del escrito, cita la reciente comparecencia de Mark Zuckerberg, creador de la plataforma, ante el Congreso de Estados Unidos, instancia en la que admitió que Facebook tiene una herramienta para descargar los datos que “permite a las personas ver y sacar toda la información que han metido a Facebook”.

“Eso es una ligera exageración: buena parte de la información básica, como mi cumpleaños, no pudo ser borrada. Lo que es más, los pedazos de data recopilada que se me hicieron extremos, como el registro de personas a quienes borré de mi lista de amigos, tampoco pueden ser eliminados”, expresa.

“Recomiendo ámpliamente revisar todos los archivos de tu Facebook si te importa cómo se guarda y utiliza tu información personal. Esto es lo que yo aprendí”, sostiene.

El artículo original acá.