¿Qué representa para tu familia la expulsión de Mario Schilling del Colegio de Abogados?
Es importante dejar en claro que este fue un proceso totalmente corrosivo que destruyó a nuestra familia por completo. Fue impresionante. Y no solo nos destruyeron; nos atacaron y amenazaron. Por eso para nosotros siempre fue importante comprobar que todo era falso y se nos estaba linchando en la plaza pública de manera absolutamente injusta. Fue un trance que nos costó el patrimonio familiar y también sangre, sudor y lágrimas, y lo digo sin exagerar. Este señor mintió y se aprovechó de los medios de comunicacion que le dieron un crédito pocas veces visto. Él apareció en todos lados, a excepción de ustedes y Canal 13, que tomaron cierta distancia.

¿Fue muy duro el proceso de limpiar el nombre de tu familia?
Tuvimos que volver a tocar un tema que queríamos cerrar, pero no lo pudimos hacer porque el daño había sido muy grande. Esta sentencia demuestra lo que siempre dijimos. El señor Schilling entregó información falsa, generó alarma pública y movilizó a masas de personas con mentiras y sensacionalismo. Para nosotros fue bien duro.

¿Crees que Mario Schilling es un peligro para la sociedad?
Totalmente, este señor es un peligro para la sociedad. Te das cuenta el tiempo que ha tenido que pasar para llegar a esta sentencia. Volver a tocar este tema no ha sido fácil. Juan Manuel no quiere saber nada de nada, mi mamá tambien está cansada, mi padre esta absolutamente anulado, se fue a la cresta. Imagínate que estaba durmiendo, a las tres y media de la madrugada, y se llevan detenido a su hijo con cámaras de televisión en la puerta de su casa y más encima le pegan. Eso es tremendo.

Fue un linchamiento público desde un comienzo.
La exposición, agresividad y mentiras partieron ese mismo día. También hubo otras cosas muy curiosas. Por ejemplo, el fiscal de flagrancia, que es el fiscal de turno, Paul Martinson, va a tomar las declaraciones a los apoderados a la casa de Mario Schilling. Eso es inconcebible.

No debería ser una argumento, pero Schilling fue vocero de la Fiscalía Oriente…
A los fiscales se les exige en forma constitucional y por ley el principio de objetividad. Ellos tienen que velar por la verdad, no por lo que creen.

En el requerimiento enviado al colegio de abogados hablaste de posicion “desmesurada e insidiosa” de los medios de comunicación. ¿Cómo evalúas el rol de éstos en el denominado caso Hijitus?
Conocí a los medios de comunicacion gracias al caso Hijitus y nosotros tuvimos que acercarnos a ellos porque Juan Manuel fue condenado desde el primer día. Cuando te acusan de abuso sexual infantil, la condena está escrita. Todo lo que has hecho en tu vida se va a interpretar como si fueras una persona enferma y abusadora. Se instaló públicamente que mi hermano era un discapacitado que abusaba de niños con el consentimiento de su madre. Según Mario Schilling arrasó con un jardín infantil completo. Aunque haya existido un caso me parece muy grave, pero acá no hubo ninguno. El actuar del Ministerio Público y de los medios de comunicacion fueron de un apoyo irrestricto a los denunciantes y al abogado querellante. En el caso Hijitus hubieron siete fiscales que tomaron la causa. Eso te dice algo. Al final tienes que repetir todo de nuevo. Fue un desastre.

Al margen del proceso de revictimización que se reitera una y otra vez.
Está comprobado sicológicamente que el sistema judicial puede ser tanto o más dañino que los mismos abusos. Eso es espantoso porque también se habló de violación, que el profesor de música le tocaba el pirulo al profesor de computación frente a los niños y que éstos hacían ronda para mirar. Luego el profesor de música se querella en contra de la madre, defendida también por Mario Schilling, y ella termina pidiendo disculpas públicas, no así Schilling que intenta tergiversar las cosas diciendo que el error fue haberlo ventilado en los medios, pero que en realidad lo va a denunciar al Ministerio Público. Esa causa nunca existió. Es todo falso.

¿Cómo te explicas la relación entre los medios y Mario Schilling? El caso salió hasta en una matinal, con recreación incluida.
Sí, fue en un matinal que ahora no existe; Buenos días a todos. Allí se hizo una recreación de los abusos en plena etapa investigativa. Eso hoy es inaceptable, porque cuando haces una recreación es porque sabes que algo pasó. Pero TVN lo hizo mostrando cómo mi madre se coludía con mi hermano para abusar de niños. Y duró 45 minutos. Por eso decidimos demandar al canal. Siempre se habla de que el principio de objetividad es algo que se le exige al Ministerio Público, se dice que los juzgados son garantistas, pero de garantistas no tienen nada porque a mi hermano lo hicieron bolsa desde el primer día. Yo siempre dije que Mario Schilling era mentiroso, pero ahora responsablemente puedo decir usted mintió, faltó a la verdad y hay una sentencia que lo acredita.

En rigor, fue un fallo unánime.
Sí, para que sea expulsado un abogado no es fácil, porque tienen que haber cinco miembros y al menos cuatro de ellos deben estar de acuerdo con la expulsión. No convencieron a ningún juez. La sentencia también se hace cargo de ciertos puntos. El propio Schilling dijo que Juan Manuel simulaba su discapacidad y tuvimos que demostrar a través de un certificado que mi hermano tiene una discapacidad de un 60% de carácter severo. Fue muy triste para nosotros como hermanos porque, entendiendo sus limitaciones, siempre se nos prohibió hablar de la enfermedad de mi hermano y tuvimos que hacerlo.

Todo por las acusaciones de una persona que se autodenominaba “cazapederastas”…
En la misma sentencia se dice, aludiendo a diferentes medios de comunicacion social, incluso a través de entrevistas registradas en videos, que Schilling utilizaba esa misma expresión para referirse a sí mismo.

Se puso la capa de superhéroe.
Si tu quieres defender niños y abrazar una causa, puede ser legítimo. Voy a defender a todos los niños abusados sexualmente, les voy a brindar el apoyo y no les voy a cobrar si no tienen recursos. Eso está súper bien. Pero tu sabes que Mario Schilling pidió 4800 millones de pesos y el 30% era para él. No sólo eso, él ha estado en casos de abuso sexual infantil donde ha sido defensor. Si tu estás diciendo que siempre vas a defender los abusos, no puedes tomar causas como defensor, tienes que ser siempre querellante. Ahí estás siendo coherente con tus dichos y acciones. The Clinic fue el que descubrió esta bipolaridad. En el fondo es un tema de lucas. Para él esto es un negocio.

Y también un trampolín para meterse en casos de abusos en otros colegios. Si hasta se candidateó para diputado.
En el caso del colegio Altamira, llevamos al eximputado Julio Lorca que estuvo preso igual que mi hermano. Él no solo fue absuelto por unanimidad, sino que hubo un voto disidente que estuvo por condenar en costas al abogado querellante por su actuar negligente. El abogado era Mario Schilling.

¿Cuánto influyó que este caso se haya circunscrito a un determinado sector socioeconómico?
Le dio un ingrediente más de espectacularidad, en el sentido que en el sector oriente de la capital también ocurrían este tipo de cosas. Pero si esta misma situacion se hubiera detonado en cualquier clase social y en cualquier establecimiento educacional se hubiera producido lo mismo, probablemente sin un Mario Schilling entremedio. Acá lo fundamental es que estos profesionales que utilizan mentiras y aberraciones sepan que sus actos tienen consecuencias.

La sentencia, de hecho, asegura que “toda persona puede expresar sus opiniones sin censura, pero ello no significa impunidad”.
Lógico. En otras palabras, un abogado tiene que hacerse responsable de lo que sostuvo cuando termina un caso. La salida que debería tener Mario Schilling es pedir disculpas. Reconocer que se dejó llevar por la emotividad y el sensacionalismo. Asumir su error, cosa que no ha hecho hasta la fecha.

Después de esta instancia, ¿crees que llegó el momento de dar vuelta la página?
La parte ética está avanzada, pero nos queda una demanda civil contra él. Cuando se termine eso, y se llegue a una sentencia, vamos a poder decir que esto se acabó. Pero si tu me preguntas, lo peor que podríamos hacer es tapar el caso Hijitus y que no se hable más de esto. Hay que hablar con racionalidad y sobre algo concreto. Han pasado tres años y se comprobó que Mario Schilling, quien iba a dar entrevistas afuera de la casa de nosotros, mintió. Nunca, además, un medio de comunicacion nos invitó a contrarrestar la información que entregaba él.

En el fondo fueron una caja de resonancia.
Y eso afectó muchísimo. Pero esas mismas pruebas que aprecieron en televisión y en su cuenta de twitter se presentaron en el juicio oral y eso demostró la absolución. Todo lo que hacía o decía este señor en los medios de comunicacion luego tenía repercusión en la carpeta investigativa. De hecho, las cámaras que grabaron el día que se llevaron a mi hermano, registraron cuando José Miguel Izquierdo le pegó a mi padre. Habían tres canales de televisión abierta y dos de ellos filmaron con claridad las agresiones. Fue como actuar en un set de televisión.

Por la boca muere el pez, dice el refrán.
Pero lógico, aunque el daño está hecho. En la sentencia, en el punto 18, se habla sobre el código orgánico de tribunales que destina un título especial a los colaboradores de justicia, no sólo validando su participación en un juicio sino exigiéndole un estándar de comportamiento superior al de cualquier otro individuo. ¿Te fijai o no? Esto es super importante. Aquí el tribunal dice “ojo, esto es más grande que sólo este caso”. Quiere decir que los abogados deben ser más cuidados que el común de los mortales. Es una sentencia franca y dura. Durísima, pero real. En todos los procesos, más aún en los connotación pública, hay que evitar los excesos.

Porque Mario Schilling faltó a la verdad contraviniendo, incluso, lo que salía en la carpeta de investigación.
En la sentencia se analizan además dan cuenta de un copy paste. A los jueces les llama poderosamente la atención el lenguaje utilizado por por Schilling en materia de autos. Cuestión que hace suponer, dice el fallo, que los párrafos citados han sido cortados y pegados de una presentación que ha realizado el reclamado en el juicio civil pendiente.

O sea, aparte de mentiroso lo acusan de flojo.
Desprolijo, lo que habla sumamente mal de él como profesional.

“Nos liquidaron”

¿Juan Manuel cómo está?
Gracias a dios, su misma discapacidad hace que él no tenga una reflexión al respecto. Él sabe lo que ocurrió, pero no lo mide de la misma forma que uno. Él estuvo casi año sin televisión hasta que Gendarmería nos autorizó a pasarle una. Durante el primer año del proceso fue donde más mierda se tiró en los medios de comunicación, pero Juan Manuel no lo vivió. Por eso, cuando fue el juicio y volvieron a mostrar todo esto, él se quebró. Se puso a llorar, angustiado. No podía creer lo que estaba viendo. “Están hablando de mí, que yo hice eso”, decía. ¡Si Juan Manuel ni siquiera es capaz de planificar algo!

¿En qué está ahora?
Tuvo que sacar un carnet de discapacidad y gracias a dios está trabajando en la Defensoría Penal Pública, pero bajo un programa que le exige a empresas contratar a cierto porcentaje de empleados discapacitados.

¿Cómo ha vivido este proceso tu madre?
Mi mamá era independiente, sostenedora de un jardín infantil y ahora está en la casa. Trabajó toda su vida, dirigiendo y formando equipos de trabajo. Una mujer activa, inteligente y ejecutiva. Su jardín era su vida. No teníamos penurias económicas, pero tampoco era para hacerse rico. La prueba es que se cerró el jardín y nos fuimos a la cresta. Antes del caso, mi mamá tenía lista de espera. En muchos colegios, cuando les decías que tus niños venía del Hijitus, no le hacían examen de admisión. Eso se gana con prestigio y trayectoria. A mi mamá la liquidaron. A su edad, empezar un emprendimeinto sin recursos, es complicado. Nos gastamos todo el patrimonio de la familia en esto.

Tuvieron que vender el jardín, verdad.
El jardín lo vendimos en 500 millones de pesos, pero valía tres veces más con ese terreno. Gracias a dios con eso pudimos sustentar la defensa. Por eso yo no quiero que esto se olvide. Lo que nosotros vivimos, no se puede volver a repetir. Si tapamos esto, le estamos haciendo un flaco favor a la sociedad, porque lo que pasó fue un verdadero linchamiento público. Un fusilamiento. Hay que tener mucho cuidado con personajes como este caballero. No se puede permitir que actúen así. Ellos son los verdaderos peligros para la sociedad.

¿A qué te dedicas actualmente?
Estoy trabajando en una empresa de comercialización, pero tengo ganas de estudiar derecho, aunque no tengo plata para pagarme la carrera. Pero lo voy a hacer. Si el reclamo en el colegio de abogados lo hice yo. Es algo que me motiva y me hace vibrar. Porque la práctica, humildemente, ya la hice.