Libre de culpas (legales, por lo menos) quedó el primer hombre sancionado por la política anti acoso callejero impulsada por la comuna de Las Condes, así lo dictaminó el Primer Juzgado de Policía Local.

“Coma más ensalada para que conserve su linda silueta” fueron las palabras que Rodolfo Concha, el acusado por acoso callejero, le dijo a una joven que caminaba por su padre. Dicha frase le costó caro, pues tuvo que cambiarse de pega y enfrentarse a la justicia.

“Las palabras que dije no fueron un piropo, sino que una frase para ofrecer verduras a una persona, nada más” señaló Concha en una conversación con La Cuarta.

Tras ser absuelto, el sujeto aseguró que  “cuando no haces nada malo sientes que no hay problema, pero con esto se limpia mi nombre”.

Asimismo su abogado, Marcelo Troncoso, explicó los argumentos de la jueza para desestimar una infracción a la ordenanza: “No encontró que la conducta de mi representado haya cumplido, en parte, una suerte de tipo infraccional; no se cumple eso, se necesitan ciertos requerimientos, como referirse a ciertas partes del cuerpo, debe ser unidireccional, que se menoscabe a la persona, en este caso a una mujer, lo que no ocurrió”.

Y la guinda de la torta dentro de esta entrevista fue sin duda cuando a Concha se le consulta sobre si volvería a tirar piropos en la calle, “por lo menos no diré nada más en Las Condes” sentenció. Pero no se detuvo ahí, pues agregó que “en las otras comunas no lo sé. Igual yo no soy de andar diciendo cosas que molesten a las mujeres”

Sin embargo, el hombre fue más allá y reflexionó entorno a la nueva normativa de la comuna conducida por Joaquín Lavín: “Igual es bueno, porque hay mujeres que se sienten mal, he trabajado en la construcción y he escuchado que dicen cosas de la cintura para abajo y eso hace sentir mal a una mujer, pero creo que hay que tener un poco de criterio, como lo que me paso a mí” concluyó.