El Gobierno del Presidente, Sebastián Piñera, salió a explicar su total rechazo a asistir y apoyar el Pacto Mundial para Migración de la ONU.

Según consigna El Mercurio, junto con asegurar que migrar no es un derecho, el gobierno apuntó que este acuerdo no precisa las diferencias entre migración regular e irregular.

En este sentido, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, manifestó que “nuestra posición es clara. Nosotros decimos que la migración no es un derecho humano. El derecho lo tienen los países de definir las condiciones de ingreso de los ciudadanos extranjeros”.

Añadió que “si fuera un derecho humano, entonces estamos en un mundo sin fronteras. Creemos firmemente en los derechos humanos de los migrantes, pero no que migrar sea un derecho humano”.

Dicho Pacto también ha sido rechazado por países como Estados Unidos, Australia, Bulgaria, Polonia, Austria, entre otros.