Renato tiene 13 años y es de San Javier, un poquito más al sur de la ciudad de Talca. Su vida seguiría su curso normal esta semana si no fuera porque es el protagonista del primer megaviral del año, el Chimuelo.

Entrevistado en FM Tiempo, el niño comentó que “Ha sido harto el impacto”, tras convertirse en entrella de las redes sociales.

Muy al tanto sobre estos temas, el joven agrega que “Revisé, y el video ahora es la tercera tendencia en Ecuador”.

El misterio sobre quién grababa la escena se aclara cuando Renato asegura que fue su hermano, detallando que “Fue todo muy improvisado. Fuimos a enterrar al pájaro que había fallecido. Y de repente mi hermano empezó a grabar y empecé a hablar de la nada. Después lo mandamos a los familiares y ahí se comenzó a expandir”.

Consultado por la canción, el nuevo fenómeno señala que salió “de la nada. Es que en el colegio rapeamos a veces, entonces ahí improvisamos”.

La historia del pájaro es la siguiente: “A Chimuelo lo encontramos en una tienda de mascotas. Era muy chiquito y yo vi que le pegaban las otras catitas. Cuando lo decidimos comprar me di cuenta que era especial, tenía una deformidad genética, y las alitas no le crecieron nunca, entonces no podía volar. Eso me llevó a prestarle más la atención y cuidarlo y que no le pegaran. De hecho lo tuvimos aparte harto tiempo”.

En la misma línea Renato precisa que el pájaro tenía dos meses cuando lo compraron y que estuvo en la familia por un año y medio, en un grupo que además integraban un loro arcoiris, tres catas más y un agapornis.

Sobre la perra que es la antagonista del video viral, el joven cuenta que se llama Cleo y que “la adoptamos hace poco, de un amigo de mi papá que la estaba regalando, porque necesitaba más espacio para vivir”.