Carabineros nuevamente se encuentra en el ojo del huracán luego de que se viralizara un instructivo en que la entidad les exige a los funcionarios de la comuna de Cañete un piso mínimo de infracciones a los ciudadanos.

En dicho escrito se les pide a los pacos que realicen un mínimo de 22 controles de identidad, 20 controles vehiculares, cinco fiscalizaciones a locales comerciales, una infracción a locales de alcoholes, una infracción por estado de ebriedad en la vía pública, dos infracciones por consumo de alcohol en la vía pública y cuatro infracciones de tránsito.

Según consigna Radio Bío Bío, el teniente coronel prefecto subrogante de Arauco, Víctor Blanco, salió a hacer frente a la polémica y juró que fue “un error de redacción”.

Añadió que “existió un error de redacción en el señalado escrito, ya que lo que se pretende instruir es un estimativo de cantidad de controles, no de infracciones”.

En otros pasajes, sostuvo que “los lineamientos de Carabineros indican que se deben incrementar los controles y fiscalizaciones”.

Por su lado, aseveró que el instructivo ya quedó sin efecto y que faltó rigurosidad en la redacción.

“En este sentido, la instrucción impartida en ese documento quedó sin efecto, dando lugar a la instrucción real que es aumentar la cantidad de controles preventivos”, cerró.