La Corte de Apelaciones de Santiago revocó este miércoles el procesamiento al exgeneral director de Carabineros Bruno Villalobos por su presunta complicidad en la muerte de un estudiante universitario en 1985 durante la dictadura.

De esta forma, se anuló el dictamen del ministro en visita (juez especial) Mario Carroza, quien aseguró que los hechos ocurrieron cuando Villalobos tenía 25 años y estaba a cargo del personal de Fuerzas Especiales que torturó al estudiante Patricio Manzano en una comisaría de la localidad de Los Andes, a unos 80 kilómetros al noreste de la capital chilena.

Villalobos, que comandó Carabineros entre 2015 y 2018, fue procesado como presunto cómplice del delito de torturas con resultado de muerte de Manzano, quien formaba parte de un grupo de 173 jóvenes detenidos en febrero de 1985 en Los Andes, cuando realizaban trabajos sociales con comunidades de la zona.

El joven, de entonces 21 años, alumno de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile, falleció producto de un paro cardiorrespiratorio desencadenado por los apremios que sufrió junto a otros 172 universitarios detenidos por la policía uniformada en febrero de 1985 mientras realizaban trabajos comunitarios.

Según señaló el juez Carroza, el grupo fue sometido a distintos tipos de apremios, consistentes en ejercicios bajo el sol; golpes con puños, pies y distintos elementos (como bates de béisbol).

Manzano no habría resistido la situación y, al manifestar complicaciones de salud, ninguno de los policías presentes accedió a trasladarlo a un recinto asistencial, ni llamar a un médico.

El procesamiento de Villalobos había sido solicitado por el Programa de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 40.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.