Columna deportiva de Patricio Hidalgo: El suelo es azul