Una investigación científica registró la presencia de huemules -ciervos andinos que están en peligro de extinción- en el norte de la Patagonia chilena, donde se sabía que existieron en el pasado pero no había constancia de su presencia actual, más allá de los relatos de algunos pobladores.

El hallazgo se registró en la cuenca del río Puelo, en la cordillera andina, en la región de los Lagos, lo que supone que se trata del huemul descubierto más al norte de la Patagonia, informaron este martes a EFE los responsables del estudio.

“Es relevante saber que una especie de la que quedan pocos individuos ha sobrevivido en el tiempo en Puelo, y resulta muy importante para la biodiversidad de esta zona, que cuenta con pumas, pudúes, glaciares y 70 % de bosque nativo, dijo a Efe director de proyectos de la Corporación Puelo Patagonia, Andrés Diez.

Hasta la fecha, se tenía constancia de la existencia pasada de humules en Puelo por las astas que se habían encontrado, pero su presencia actual quedaba difuminada entre los relatos de los pobladores que decían haber visto un ejemplar y el espacio entre mitológico y legendario creado por los restos óseos hallados.

A partir de los relatos de los habitantes de la zona y gracias al uso de tecnología, la ONG que representa Diez, en colaboración con la Fundación Tompkins Conservation y con la financiación de National Geographic, se puso manos a la obra para lograr el primer hallazgo científico de huemules en la cuenca del río Puelo.

Gracias a la instalación de cámaras trampa, los expertos lograron tener este primer registro de huemules y determinar su ubicación, la cual era incierta dado que este ciervo nativo del sur de Chile y Argentina ha ido escapando de su hábitat natural debido a diversas amenazas como el ganado, los perros y jabalíes.

“A través de las cámaras trampa hemos logrado imágenes de diferentes huemules adultos, machos, hembras y crías siendo amamantadas”, dijo el administrador del Programa de Vida Silvestre de Tompkins Conservation, Cristián Saucedo, según recoge un comunicado de prensa emitido por los responsables de esta investigación.

Saucedo indicó que la iniciativa continuará desarrollándose durante este año y que pretende describir la existencia de la especie en la zona y proponer estrategias de conservación con un enfoque transfronterizo, pues huemules, cóndores y otras especies son parte integral del ecosistema andino patagónico que comparten Chile y Argentina.

Así, los responsables del proyecto trabajarán en averiguar cuántos ejemplares hay en la zona, ponerles collares y usar la telemetría para saber cómo se mueven y sus conductas.

“No podemos quedarnos hasta acá, ahora es de vital importancia orientar esfuerzos públicos y privados que nos permitan asegurar la conservación de esta población de huemules en el largo plazo”, dijo Diez, según recogió el mismo comunicado.

El huemul es una de las especies más emblemáticas del ecosistema chileno, que incluso aparece en el escudo del país austral, y su población actual se estima en menos de 2.000 individuos repartidos entre Chile y Argentina, cada vez más restringidos a sectores remotos y de difícil acceso.

El proyecto que logró este hallazgo científico se llevó a cabo durante 13 meses, entre el 1 de septiembre de 2018 y el 30 de septiembre de 2019 y tuvo un coste total de 78.422 dólares.